Un cibercrimen multimillonario, destapado por un fallo ortográfico

Se han recuperado 20 millones que se enviaron a una entidad bancaria de Sri Lanka

Publicado por Expansión

Unos piratas informáticos han conseguido hacerse con un botín de 101 millones de dólares del Banco de Bangladesh. El ciberataque es uno de los mayores y más osados atracos de la historia del sector bancario. Los hackers irrumpieron en el sistema de Seguridad del Banco Central de Bangladesh y después se hicieron pasar por autoridades del país para realizar una serie de órdenes a través de su cuenta en la Reserva Federal de Nueva York desde donde hicieron las transferencias.

El Banco de Bangladesh reconoció que el fraude asciende a 101 millones de dólares, de los que 20 millones se enviaron a una entidad en Sri Lanka. Fue esta última transferencia la que levantó sospechas sobre la autenticidad de las operaciones. "El banco de Sri Lanka no reembolsó el dinero inmediatamente, pero lo hemos recuperado. Los 81 millones de dólares restantes se enviaron a distintas cuentas de un banco de Filipinas", admitió el Banco Central. Los responsables de la lucha contra el blanqueo de capitales de Filipinas están colaborando con Bangladesh y han congelado las cuentas afectadas.

Los bancos centrales son objeto de las bandas criminales, que son conscientes del daño que pueden hacer si consiguen que uno de sus ataques tenga éxito. Aunque lo más probable es que el Banco de Bangladesh recupere el dinero, lo más importante parece ser el intento de depurar responsabilidades.

El ministro de Finanzas de Bangladesh, Abul Maal Abdul Muhith, dijo esta semana que su Gobierno se estaba planteando presentar una demanda contra la Reserva Federal y manifestó su sorpresa ante la incapacidad del Banco Central de su país de denunciar el delito. El ministro añadió que las autoridades de la Fed no pueden "eludir responsabilidades" y reconoció haberse enterado del ciberataque por la prensa. Un portavoz de la Fed de Nueva York aseguró que sus sistemas no habían sido objeto de ningún ciberataque y que las transferencias se hicieron siguiendo los protocolos. Las autoridades de Bangladesh explicaron que el ciberataque llegó a su fin por un error en una de las instrucciones de las transferencias. Los hackers cometieron un fallo de ortografía al introducir el nombre de una organización de Sri Lanka, lo que despertó dudas sobre la autenticidad de la transferencia.