Un celular para los paranoicos

El smartphone con llamadas, mensajes y búsquedas encriptadas para evitar el espionaje está agotado a poco de salir a la venta
Estados Unidos espía a todo el mundo. Eso comprobaron las declaraciones el año pasado de Edward Snowden, exfuncionario de la Agencia Nacional de Seguridad, que dejaron lugar a muchas interrogantes. Y si este país lo puede hacer, ¿qué hay de los hackers, las empresas y otras naciones? Los riesgos para la privacidad son enormes.

Antes de empezar a entrar en pánico, es bueno saber que ya está a la venta un celular que promete terminar con el espionaje. Lo que Blackphone hace es encriptar todas las conversaciones, mensajes y datos del teléfono para no dejar rastro. Lo malo es que por ahora (y hasta nuevo aviso) está agotado y todavía no hay indicios de que se vaya a vender en Uruguay.

El Blackphone cuenta con una suscripción a varios servicios y aplicaciones y un sistema operativo basado en Android que se llama PrivatOS, cuenta con varias herramientas para cuidarse del espionaje.

El paquete de aplicaciones que vienen con el teléfono incluye la suscripción por dos años a Silent Circle, un encriptador de llamadas, mensajes y archivos que, además, permite tres suscripciones de un año para otros smartphones, de manera que la comunicación entre los usuarios esté cubierta.

Otro de los servicios que incluye es Disconnect, que permite realizar búsquedas anónimas y sin dejar registro de las palabras clave. Estos términos son utilizados por las empresas para hacer realizar publicidad personalizada.Además, Blackphone tiene su propio servicio para almacenar y compartir datos hecho a prueba de espionaje, llamado Spider Oak.

Su sistema operativo incluye además un centro de seguridad que controla qué aplicaciones acceden a qué tipo de datos, para prevenir que aquellas aparentemente inofensivas accedan a información sensible. Según el sitio de tecnología Ars Technica, permite incluso desactivar el acceso por parte de la app de la cámara al hardware, lo que le impide tomar fotos sin permiso. Se puede también elegir qué redes de wifi son confiables y se conecta de forma automática solo a ellas.

Además, Blackphone brinda la opción de eliminar todos los datos del celular de manera remota para protegerlos en caso de robo, aunque esto no es una novedad, pues hay varias aplicaciones para los distintos sistemas operativos que hoy permiten hacerlo.

A simple vista, es un smartphone más. Pero en su caso, lo que importa es lo de adentro. Así lo comprobó Ars Technica, que tuvo acceso a dos Blackphones, entre los cuales estableció una comunicación e intentó intervenir, sin éxito. No obstante, tanto chiche de privacidad tiene su costo. Además de los US$ 629 que cuesta (similar al precio libre de los populares teléfonos iPhone 5S y Galaxy S5 en Estados Unidos), el celular no permite acceder a Google Play, por lo que hay que recurrir a terceros que, irónicamente, suelen no ser tan confiables.

 


Tres características técnicas


 

Cámaras. Al igual que el iPhone 5S, la cámara principal del Blackphone tiene 8 MP (la mitad de los que tiene el Samsung Galaxy S5). Su cámara delantera, por otra parte, tiene 5 MP.

 

Pantalla. Su display mide 4,7 pulgadas y funciona con tecnología IPS LCD, la misma que utiliza el iPhone. Samsung, para sus teléfonos de alta gama, usa Super AMOLED.

 

Memorias. Permite almacenar 16 GB de información (poco contra los 64 GB del iPhone) y tiene 2 GB de memoria RAM.


Comentarios