Un asteroide potencialmente peligroso

Había sido visto por última vez en 2008. Ahora un aficionado volvió a detectar al objeto celeste de medio kilómetro de diámetro y la ESA informó que no supone una amenaza para la Tierra a corto plazo
Un astrónomo aficionado colaborador del programa de riesgo espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha redescubierto un asteroide potencialmente peligroso, que había sido perdido después de haber sido detectado por primera vez, informó este martes la entidad.

La ESA precisó que el asteroide, de medio kilómetro de diámetro, no supone una amenaza para la Tierra a corto plazo.

El astrónomo aficionado alemán Erwin Schwab llevó a cabo su "cacería de asteroides" con el telescopio de la ESA instalado en el Observatorio del Teide (Tenerife, Islas Canarias), llamado Estación Óptica Terrena.

La detección se realizó dentro del tiempo de observación asignado al programa de la ESA Conocimiento del Medio Espacial (SSA, en sus siglas en inglés), según explicó la ESA en un comunicado.

El reencuentro con 2008SE85


El objeto redescubierto estaba catalogado con la referencia 2008SE85 y había sido detectado en setiembre de 2008 durante el programa Catalina Sky Survey y visto desde varios observatorios hasta octubre de 2008.

"Sin embargo nadie lo había observado desde entonces y las predicciones sobre su posición actual se habían vuelto tan imprecisas que el asteroide se consideraba perdido", explicó la ESA.
Nadie lo había observado desde entonces (2008) y las predicciones sobre su posición actual se habían vuelto tan imprecisas que el asteroide se consideraba perdido", informó la ESA

Schwab planeó su secuencia de observaciones para buscar al asteroide "dentro del área de incertidumbre que rodea a las predicciones de su posición", agregó la agencia europea. Y tardó solo unas pocas horas en hallarlo, a unos dos grados de distancia de su posición predicha (dos grados corresponde a cuatro veces el tamaño aparente de la Luna, explicó la ESA).

La agencia con sede en París señaló que estas nuevas observaciones de este asteroide permitirán determinar su órbita de forma mucho más precisa y confirman que no supondrá ninguna amenaza para la Tierra a corto plazo.

Los asteroides potencialmente peligrosos se acercan a la Tierra a menos de siete millones de kilómetros y hay catalogados unos 1.300 objetos en esta categoría.

Según informó la ESA, "cuando se descubre un nuevo asteroide se deben llevar a cabo observaciones de seguimiento en las horas y días siguientes, para asegurarse de que no resulta perdido".

Comentarios