Un asteroide pasará cerca de la Tierra

Mide 45 metros de largo y el viernes próximo se trasladará a menor distancia que muchos satélites que orbitan el planeta. Sin embargo, no hay peligro de impacto


Un asteroide con 45 metros de largo pasará muy cerca de la Tierra la próxima semana, incluso más cerca que muchos satélites de comunicación y de información meteorológica en órbitas lejanas.

Será el paso más cercano del que se tenga registro por parte de un objeto de este tamaño.

Pero no hay de qué preocuparse. Los científicos prometen que la enorme roca estará al menos a unos 27.000 kilómetros de distancia cuando pase a gran velocidad el viernes entrante.

"No es posible un impacto con la Tierra", dijo el jueves Donald Yeomans, director del programa de la NASA para Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California.

Incluso la posibilidad de un choque entre el asteroide y un satélite es extremadamente remota, de acuerdo con Yeomans y otros científicos. Varios cientos de satélites giran a una distancia de 35.886,7 kilómetros, muy por encima del camino del asteroide, si bien los operadores han sido alertados sobre el objeto que se acerca para propósitos de rastreo.
No es posible un impacto con la Tierra", dijo el jueves Donald Yeomans, director del programa de la NASA para Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro

"Nadie ha emitido una alerta roja, ni lo hará", dijo Yeomans a los reporteros. "Definitivamente no espero ningún tipo de problema".

Imposible de ver a simple vista, el asteroide es considerado pequeño en comparación. En contraste, el que extinguió a los dinosaurios hace 65 millones de años medía entre 7 y 10 kilómetros de diámetro, ya fuera un asteroide o dos mellizos.

Aun así, el asteroide 2012 DA14, como se le conoce por su fecha de hallazgo, podría causar un impacto.

De chocar con la Tierra —lo que no sucederá, agregaron rápidamente los científicos el jueves— liberaría energía equivalente a 2,4 millones de toneladas de dinamita y acabaría con 1.942,5 kilómetros cuadrados. Eso es lo que sucedió en Siberia en 1908, cuando el bosque alrededor del Río Tunguska fue arrasado por un asteroide un poco más pequeño que explotó aproximadamente ocho kilómetros sobre la superficie terrestre.

La posibilidad de que algo de este tamaño golpee la Tierra es una cada 1.200 años.

El asteroide no podrá percibirse a simple vista. Incluso con binoculares y telescopios se verá com un punto diminuto y luminoso cuando se acerque a una velocidad de casi 28.000 kilómetros por hora, casi ocho veces más rápido que una bala disparada por un fusil. El lugar para apreciarlo mejor será principalmente Indonesia, aunque también podrá observarse en Europa del Este, Asia y Australia.

Comentarios