Un arma para hacer silencio

Científicos japoneses inventan una pistola que, al apuntarle a una persona, la obliga a callar
El ser humano necesita escucharse a sí mismo para poder hablar de forma coherente. Este es el principio que se rompe cuando alguien jala el “gatillo” de esta arma, un dispositivo creado para hacer que el objetivo se calle.

Los responsables son los científicos japonenses Kazuka Kurihuara y Koji Tsukada, de la Universidad de Ochanomizu. El arma se “carga” con las palabras que el propio target está pronunciando, para luego disparárselas. Pero con una salvedad: lo hace con un retraso de 0,2 segundos, lo que provoca que la persona escuche solo el eco de lo que está diciendo y se confunda. Luego de balbucear algo incomprensible, deja de hablar.

La desorientación que provoca el desajuste entre lo que uno dice y lo que uno escucha que dice logra que el orador finalmente se calle. El dispositivo lleva el nombre de SpeechJmmer, por ser un “bloqueador de discursos” y se funda en la técnica de retroalimentación auditiva retardada. El sistema incluye un micrófono direccional, un altavoz y un puntero láser, así como un sensor de distancia y un ordenador que calcula los tiempos.

La víctima, que no sufre ningún malestar físico y recupera el habla de inmediato, puede ser cualquier persona que se encuentre en un rango de 30 metros.

Los científicos tomaron la decisión de no comercializar su creación, para evitar que la misma derive en prácticas que podrían conducir incluso a la violación de los derechos humanos. “La idea fue aplicar nuevas tecnologías para moderar a los participantes de un debate, donde las reglas no estaban definidas”, explicó Kurihuara.

Este “matrimonio entre la ciencia y los gadgets”, como le llamó el científico, pretende servir para construir “un mundo más pacífico”, ya que puede poner fin a discusiones incluso antes de que empiecen.

Acerca del autor

Comentarios