Un año del Curiosity en imágenes

El martes es el primer aniversario del rover de la NASA en Marte, donde trabaja día y noche para encontrar vida extraterrestre. Mirá la galería con sus 25 principales fotos


La sonda Curiosity, el robot más sofisticado que haya explorado Marte, festeja el martes su primer año en suelo marciano y sus éxitos son vistos como claves en el proceso de conquista del planeta rojo.

Curiosity, no más grande que un pequeño 4x4 y dotado de diez instrumentos, pudo determinar por primera vez que en un lejano pasado Marte era apto para la vida microbiana, cumpliendo así con uno de los principales objetivos científicos de la misión de dos años, pero que seguramente será prorrogada.

"Los éxitos de Curiosity, como su espectacular amartizaje y luego sus resultados científicos abren el camino a más exploraciones y al envío de astronautas a un asteroide y al propio Marte", estima el director de la NASA, Charles Bolden.

El resonante descenso de este robot de seis ruedas por el cráter de Gale sucedió a diez kilómetros de la base del monte Sharp (de 5.000 metros de altura) en la noche del 5 al 6 de agosto de 2012. En función del peso de Curiosity, cercano a la tonelada, exigió la puesta a punto de una nueva técnica de aterrizaje, la cual demostró que la NASA podía hacer desembarcar en Marte cargas más pesadas.
Hasta ahora estamos muy satisfechos. La misión Curiosity ha sido espectacular", proclamó Michael Meyer, responsable científico de los programas marcianos de la NASA

Ese es uno de los grandes desafíos tecnológicos que deberá afrontar una misión habitada al planeta rojo, subrayan los científicos.

"Hasta ahora estamos muy satisfechos. La misión Curiosity ha sido espectacular", proclamó Michael Meyer, responsable científico de los programas marcianos de la NASA. "Cuanto más sepamos sobre Marte, más informados estaremos para enviar astronautas" al planeta, señaló.

"No solamente el amartizaje fue un éxito sino que todos los instrumentos han funcionado y ya hemos podido proceder a perforaciones en rocas", por primera vez en Marte, dijo Meyer en su diálogo con la AFP.

Durante este primer año, Curiosity transmitió hacia la Tierra más de 190 gigabits de datos (bastante más de lo previsto), equivalentes a 45.600 canciones almacenadas en dispositivos MP3 o a 36.700 imágenes de alta definición, precisa la NASA.

Su láser, fabricado por un equipo francés, fue utilizado en más de 75.000 ocasiones para analizar la composición de las rocas.

Otros grandes descubrimientos


Los instrumentos y cámaras del Curiosity permitieron responder con bastante rapidez a la principal interrogante de la misión: si Marte fue propicio en algún momento a la vida microbiana, señala el astrobiólogo Michael Meyer.

Poco antes de su amartizaje, las cámaras de Curiosity detectaron aglomeraciones de guijarros y grava formadas por la filtración de agua de lo que fuera el lecho de un antiguo río.

El análisis de las rocas permitió luego encontrar arcilla y determinar que el agua no era salada, ni demasiado ácida como para impedir la vida. Estos descubrimientos explican por qué Curiosity recorrió apenas 1,5 km desde su llegada a Marte.

En las últimas semanas, el robot retomó camino hacia el monte Sharp, a 8 kilómetros de distancia y principal objeto de exploración de la misión.

El periplo insumirá varios meses, máxime cuando Curiosity deberá parar cada vez que halle formaciones geológicas interesantes para poder analizarlas.

Un robot "con mucha suerte"


El pie del monte Sharp suscita gran interés en función de las diferentes capas de sedimentos, que podrían permitir datar los períodos en los cuales el planeta fue apto para la vida, según Meyer.

"Si encontramos múltiples ambientes que hayan sido habitables en el pasado, aumentarían las posibilidades de que haya existido vida en Marte", dijo John Logsdon, exdirector del Space Policy Institute de Washington y actual integrante del comité consultivo de la NASA.

Según Michael Meyer, Curiosity podría llegar a deparar nuevas sorpresas y "hacer descubrimientos de gran importancia, porque este robot tiene mucha suerte".

Si Curiosity se encuentra en presencia de indicios de vida "podría tal vez detectarlos" gracias a alguno de sus instrumentos, estima el científico.

Sin embargo, "para cualquier confirmación deberá esperarse a la próxima misión", en 2020, cuando la NASA envíe otra sonda, Curiosity 2, dotada de instrumentos capaces de detectar signos de vida, actual o pasada, explica.

Pero a partir de 2018 podría adelantársele el robot euroruso Exomars, quien estará dotado de los instrumentos necesarios para determinar si hubo o hay vida en el planeta rojo.

 



.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios