Un amigo o el celular: he ahí el dilema

Según un estudio, 17% de las entrevistadas preferiría renunciar a su mejor amiga por una semana antes que a su teléfono. En parelelo, una campaña invita a reflexionar sobre el "phubbing", considerado el mal del siglo XXI


 

Una de cada diez mujeres estadounidenses preferiría apartarse de su mejor amiga durante una semana antes que dejar de lado su celular por la misma cantidad de tiempo. Así lo indica un estudio reciente llevado a cabo por Motorola en conjunto con la firma enfocada en consumidores B2X, para el cual se entrevistó a 518 usuarios de Estados Unidos.

La encuesta refleja el nivel de dependencia que cada vez más usuarios desarrollan con su dispositivo móvil, informa el sitio especializado en tecnología Recode. Por ejemplo, 40% de los usuarios no dejaría de usar su celular por un día e incluso rechazarían US$ 100 a cambio de ello.

A su vez, 74% de los encuestados confesaron no apartarse de su smartphone en ningún momento, ni de día ni de noche. De hecho, dijeron que por lo general ni siquiera apagan el dispositivo. El 53% ni siquiera lo pone en modo silencioso para dormir.

Phubbing, el mal del siglo XXI


El fenómeno de usar el celular mientras se está con otras personas tiene su propio nombre: phubbing. El  término mezcla dos palabras en inglés, phone (teléfono) y snubbing (menospreciar). Este fenómeno es uno de los síntomas más comunes de la interconexión constante a la que están sometidos los ciudadanos del siglo XXI.

En 2012, un estudiante australiano diseñó su campaña llamada "Stop phubbing" con la que pretendía mostrar el lado desagradable de este hábito. Es que cuando alguien prefiere su celular a la persona que lo acompaña, lo está despreciando. En agosto de 2013, la campaña se volvió un éxito que aún sigue vigente. Según indica la página web de la campaña, si el phubbing fuera una plaga, afectaría a una población equivalente a la de China multiplicada por seis.

Entre las varias iniciativas que el sitio ofrece para combatir este hábito, está la posibilidad de mandarle un correo electrónico a esa persona colgada con su teléfono para hacerle notar su problema. "La próxima vez que nos pongamos al día sería realmente bueno que pudieras dejar tu celular tranquilo, aunque sea por cinco minutos. Hablemos un poco", dice una parte del mensaje que uno puede enviar.

Aunque en inglés, el sitio también ofrece afiches para dueños de restaurantes o  lugares de encuentro que incitan a las personas a dejar sus smartphones. "Mientras terminás de actualizar tu estatus, nosotros le serviremos a la amable persona que espera detrás de ti", expresa uno de ellos.

La página también incluye un listado de las situaciones en las que es totalmente inapropiado usar el celular, como una entrevista de trabajo, una cita o un casamiento. La campaña toma incuso un tono más violento, al permitir exponer a los phubbers más molestos al subir una foto de ellos para avergonzarlos públicamente.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios