Twilight Princess HD: lo mejor de la serie

La versión remasterizada de las aventuras de Link ofrece algo poco común entre los videojuegos: sensación de compañía
Los videojuegos son excelentes para ocupar nuestro tiempo, pero es raro que nos brinden compañía. Están diseñados para alimentar la obsesión, tragándose cientos de horas en esfuerzos por alcanzar algún punto inalcanzable de maestría. Solo los mejores juegos son capaces de ofrecer esa compañía confortable.

Cuando comencé The Legend of Zelda: Twilight Princess HD habían pasado cerca de 10 años desde que lo había jugado por última vez, pero nunca había dejado de pensar en él. Reapareció como una cara familiar, arrugada con la edad, pero también atemporal. Su belleza es ahora más fácil de ver sin la fachada del bombo y la novedad.

Una versión remasterizada en alta definición de la versión original para Gamecube y Wii del juego, Twilight Princess HD, abraza la idea de la compañía desde el principio. El elfo héroe, Link, es un huérfano viviendo en un árbol hueco justo en las afueras de un pequeño pueblo en el bosque. No tiene familiares directos, pero sus vecinos se volvieron su familia. Link comienza no con el trabajo heroico sino con el manual, ayudando a los pobladores y sus cabras, buscando rupias para comprar una honda para combatir la infestación de insectos y aprendiendo a pescar para darle de comer al gato de un vecino. El juego, y el viaje heroico de Link, están enmarcados por estas tareas serviles. Simples y repetitivas labores de la vida colectiva.

Situado en algún lugar entre su adolescencia y adultez, la pelea de Link para aceptar el rito del trabajo para ayudar al otro está acompañado por una metáfora de transformación: perderse a uno mismo por otro. Él mágicamente descubre la habilidad para transformarse en un lobo luego de caer en una dimensión alternativa llamada el reino Twilight.

Los problemas en el reino de Twilight se han esparcido a través del Hyrule, incapacitando a los tres espíritus guardianes de la tierra y dejando a la princesa Zelda atrapada en una torre revestida de ámbar, rodeada de monstruos de la sombra, marcados con glifos rojos y turquesas brillantes. Sobre la espalda de Link viaja un diablillo de ojos amarillos llamado Midna, un marginado del reino Twilight. Midna necesita la ayuda de Link para montar un artefacto de tres partes del reino Twilight que se utilizó para corromper a los espíritus guardianes de Hyrule.

The Legend of Zelda: Twilight Princess HD


Las estructuras de dualidad y dependencia aparecen por todo el juego. Midna depende de Link para reconstruir su lugar en el reino Twilight. Él depende de ella para volver a su forma humana. Los varios pueblos de Hyrule dependen de ellos para revivir su espíritu, que luego requiere que Link explore una mazmorra llena de puzzles y conseguir una herramienta que parece ser la llave para abrir todos los caminos bloqueados.

Como los juegos anteriores de Zelda, Twilight Princess toma la forma de un mundo abierto, pero tratar de poner su libertad en práctica es inútil. El botín asciende a solo unas pocas rupias adicionales o artículos de colección de estampillas que no tienen ninguna función en el juego.

El paisaje se siente estéril cuando uno se separa de la línea narrativa principal, con algunas oportunidades para absorber algunas piezas extra de historia al mirar más atentamente en las esquinas o al tratar de llegar a la cima de las montañas. La estructura de mundo abierto funciona para atraer a los jugadores de vuelta a la línea narrativa principal, animándolos a creer en la mano guía de los diseñadores.

El juego nunca es difícil. Muchos de sus puzzles y secuencias de combates se sienten como cuando a uno le dan un cubo Rubik a dos vueltas de ser resuelto. Para puritanos del juego, que buscan en los juegos complejidades tácticas, este tipo de resistencia mínima podría parecer infantil. Y lo es, pero es una aproximación al diseño que hace que cada acto parezca revolucionario y fácilmente alcanzable, como un niño que descubre que puede pararse por primera vez.

Uno de los aspectos más lamentables de Twilight Princess HD es su omisión de los controles de movimiento originales, que tenía a los jugadores balanceando su control de Wii como si fuera una espada mientras usaba su función de puntero para apuntar con el arco y flecha y disparar. Los controles de movimiento originales eran trucos poco profundos, pero Nintendo es normalmente el mejor al balancear entre trucos técnicos baratos y las alegrías genuinas que pueden surgir de ellos.
El engaño de hacer balancear un control a distancia en lugar de simplemente presionar un botón abre un nuevo espacio contemplativo para que los jugadores piensen sobre lo que está sucediendo en la pantalla y en sus propias manos.

La primera vez que jugué Twilight en 2006, amé el viaje de Link: dejar el hogar y volver, mientras se definía a sí mismo más firmemente a través de la experiencia. Al volver a él muchos años después, hallé que Twilight Princess es incluso mucho mejor que cuando recién fue lanzado. Se sintió más como volver al cuarto de la infancia de uno, revelando la transitoriedad del "hogar" y afirmando la importancia que da a la vida a tener este tipo de refugios para volver a de vez en cuando.

Celebración

Para celebrar los 30 años de la primera entrega de The Legend of Zelda, los desarrolladores Scott Kininger y Mike Magge han creado una adaptación gratuita del juego original para navegador. El sitio zelda30tribute.com ofrece los dos clásicos controles de la NES, la paleta de movimiento y los botones A y B. Hasta ahora, solo se incluyen tres de las nueve mazmorras originales.

Fuente: Michael Thomsen / The Washington Post