"Tunear" las selfis es tan fácil como riesgoso

Facetune es una aplicación que permite hacer una suerte de Photoshop simple en las fotos tomadas con móviles
La carrera armamentística de las redes sociales siempre está en ascenso. Primero se podía postear lo que se estaba haciendo en un momento determinado. Luego se pudo incluir una imagen de ese momento. Y entonces, se pudo publicar una foto y etiquetar a quienes aparecen en ella. El siguiente paso fue que, antes de hacer algo, los usuarios se retrataran frente al espejo para que todos pudieran ver la ropa con la que iba a enfrentar una determinada situación. Y ahora, se puede ajustar y retocar dicha selfie hasta aparecer perfecto.

"¿Alguna vez te preguntaste por qué las selfis de tus amigos se ven tan bien?", inquiere la aplicación Facetune en uno de sus tuits promocionales. El texto va acompañado por una imagen de un muchacho regordete transformado en un hombre más delgado con dientes brillantes.

En Facetune, el Photoshop se une a las selfis y a un costo de unos US$ 4. La aplicación disponible para dispositivos con iOS y Android permite alisar las arrugas y cubrir las manchas. Pueden borrarse los círculos bajo los ojos, esconder los cabellos grises, pintarse los labios y abrillantar la sonrisa. Encima de todo eso, se pueden agregar una variedad de filtros de colores cual Instagram.

También permite hacer que la cadera se vea más delgada, el pecho más ancho o el busto más amplio, aunque las instrucciones de Facetune se enfocan en las imperfecciones faciales.

Pero hay que tener cuidado: si no se es meticuloso, quienes vean la foto con atención podrán detectar signos reveladores de que la imagen ha sido alterada, por ejemplo, debido a distorsiones en el fondo.
Y no es tan fácil como parece. Se pueden tener dientes más blancos, oscurecer las cejas y adelgazar levemente la cara. Se puede utilizar una herramienta para "acentuar" las "mejores áreas" de los ojos y el cabello, aunque esto también cambia el color de los ojos. Pero no importa lo bien que se haga, no se pueden tener labios más rojos sin aparentar ser un infante que le robó el maquillaje a su madre.

El resultado final al usar la aplicación puede ser el de obtener fotos que se vean plásticas, que pueden incluso dar un poco de miedo. Aunque la imagen final pueda ser más agradable en manos más talentosas, la idea negativa permanece. Un usuario de Twitter escribió: "Es horrible que su negocio le diga a la gente que no son lo suficientemente buenos como para postear sus fotos reales".

Incluso aunque los estudios científicos no hayan conectado a las selfies con la baja autoestima, el sentido común dictaría que una aplicación que alienta a la gente, especialmente a los adolescentes obsesionados con los autorretratos, a "modificar levemente" su estructura facial con una herramienta de "remodelación" probablemente no sea una gran idea.

Además, hay que pensar en todas las decepciones que Facetune generará entre las personas que tengan una primera cita luego de conocerse por una foto "tuneada".

Fuente: The Washington Post