Tuitear enojado hace mal al corazón

Un estudio concluyó que los mensajes negativos predicen la mortalidad por enfermedades coronarias de la zona del usuario
Investigadores de la universidades de Pennsylvania y Northwestern (Estados Unidos) y la Universidad de Melbourne (Australia) encontraron una fuerte correlación entre la mortalidad por afecciones cardíacas y el lenguaje negativo expresado en la red social Twitter.

En total, el equipo estudió 146 millones de tuits repartidos en 1.300 condados que habían sido escritos entre 2009 y 2010. Aquellas zonas donde se habían publicado más improperios y palabras relacionadas con sentimientos negativos, como enojo, odio y aburrimiento, habían registrado las tasas más altas de mortalidad por enfermedades del corazón. Los tuits positivos mostraron el efecto contrario.

“La hostilidad y la depresión siempre se han relacionado con las enfermedades cardíacas”, explicó Margaret Kern, integrante del equipo de investigación, citada por el sitio Engadget. Y agregó: “Las emociones negativas también pueden desencadenar respuestas conductuales y sociales; (estas personas) son más propensa a beber (alcohol), comer mal y aislarse de otras personas, lo que puede conducir indirectamente a enfermedades del corazón".

El equipo midió la frecuencia de declaraciones negativas, por ejemplo, sobre la salud y el empleo o sobre sí mismo, y las malas palabras; y la cantidad de veces que se escribían términos señalados como “protectores” del corazón como “oportunidad”, “superación y “fin de semana”.

El estudio publicado en la revista Psychological Science concluyó que los tuits negativos constituyen un factor más eficiente para predecir la prevalencia de enfermedad coronaria que los “clásicos” como obesidad y tabaquismo. En concreto, los mensajes de Twitter registraron una correlación del 42% con la información sanitaria contra el 36% de otros hábitos de riesgo registrados en encuestas.

“La gente que tuitea no es la gente que muere. Sin embargo, los tuits de los adultos jóvenes pueden revelar características de su comunidad que reflejan un entorno económico, físico y psicológico que es compartido por todos”, dijo un autor del estudio al sitio Ars Technica.

Acerca del autor

Comentarios