Trabajar demasiado aumenta el riesgo de alcoholismo

Un estudio concluyó que las personas que trabajan más de 48 horas semanales son más propensas a desarrollar esta adicción
Trabajar en exceso puede llevar al alcoholismo. Lo asegura una investigación publicada en el British Medical Journal, cuya conclusión es que las personas que trabajan más de 48 horas semanales son más propensas a desarrollar esta adicción.

“Algunas personas beben alcohol para aliviar el estrés, la depresión o los problemas del sueño”, explicó al Servicio de Información y Noticias Científicas de España (Sinc) Marianna Virtanen, investigadora del Instituto de Salud Ocupacional de Helsinki (Finlandia) y autora principal del artículo.

En estudios previos ya se había encontrado una relación entre horas de trabajo y riesgo de alcoholismo, pero eran análisis con muestras reducidas. Virtanen y su equipo de investigación han llevado a cabo la primera revisión sistemática de 36 estudios que exploran este vínculo: analizaron el consumo de alcohol declarado por más de 500.000 personas de más de 23 países.

En Uruguay, 260.000 personas tienen un uso problemático de alcohol, según datos del Ministerio de Salud Pública. Esto lo posiciona en el octavo país de América Latina en consumo de alcohol per cápita.

La conclusión del trabajo es que los individuos que trabajan más de 49 horas a la semana tendrían más a abusar del alcohol que aquellos que desempeñaban una jornada de 8 horas. Concretamente, tenían un 13% más de riesgo si trabajaban entre 49 y 55 horas semanas y un 12% si superaban las 55 horas.

No se encontraron diferencias entre hombres y mujeres ni por edad, nivel económico o país de origen.

De acuerdo con el estudio, se considera de riesgo el consumo habitual de más de 14 bebidas alcohólicas semanales para las mujeres y 21 para los hombres. Además, esta práctica incrementa el riesgo de padecer depresión, ansiedad, trastornos del sueño, enfermedades de hígado, cáncer, derrame cerebral, enfermedad coronaria y trastornos mentales; además de incidir en siniestros de tránsito, problemas familiares y reducción de la productividad laboral.

En un editorial que acompaña el estudio de Virtanen, escrita por Cassandra Okechukwu, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), señala que la regulación del número de horas de trabajo podría constituir una efectiva medida de salud pública.

Acerca del autor

Comentarios