"Todo esto es bastante doloroso”

El director del zoológico de Villa Dolores, Fernando Cirilo, habló sobre la inminente muerte de la emblemática elefanta Yothi
"Todo esto es bastante doloroso”, dijo Fernando Cirilo, director del zoológico de Villa Dolores. La elefanta Yothi, emblema del lugar, padece artrosis, una enfermedad progresiva e irreversible, además de dolorosa. Su muerte es inminente, agregó.

Si bien el ejemplar hembra de Elephas maximus está en tratamiento desde hace tres años, la enfermedad reumática que padece ha empeorado en los últimos días. Por eso, las autoridades del zoológico montevideano decidieron cerrar las puertas hasta previo aviso para darle “respeto y tranquilidad” a Yothi, informaron en un comunicado.

Últimas horas


Cirilo, quien trabaja en Villa Dolores desde hace 27 años y lleva seis como su director, contó que han tratado a la elefanta con medicamentos y le cambiaron el piso en varias oportunidades por otros más blandos, pero que esto solo sirve para aliviarle el dolor.

Ahora la mantienen la mayor cantidad de tiempo posible en una pileta para amortiguar su peso. Cuando tienen que sacarla para darle algún inyectable o cambiar el agua, Yothi debe apoyarse en la trompa para mantenerse en pie.
Es un animal muy especial, es como si fuera una mascota. Reconoce a los cuidadores y si la llaman por su nombre, los mira y les acerca la trompa”

Es que la enfermedad que afecta lo que serían las muñecas de los humanos es producida por el desgaste del cartílago, tejido que hace de amortiguador en los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de las articulaciones de sus patas delanteras. La patología es frecuente en ejemplares de su especie en cautiverio.

De no poder sostenerse parada, Yothi morirá aplastada por el peso de su propio cuerpo acostado, dijo Cirilo. “Vamos a mantenerla con vida mientras sea digno y no sufra”, agregó el veterinario de 52 años.

Cirilo contó que en este momento el ambiente en el zoológico es de tristeza, ya que Yothi “es un animal muy especial, es como si fuera una mascota. Reconoce a los cuidadores y si la llaman por su nombre, los mira y les acerca la trompa”.

Habitante longeva


Yothi ingresó al zoológico en 1969 junto a su pareja macho, que falleció en la década de 1980 por la misma enfermedad. Si bien se desconoce su edad exacta en ese momento, se estima que llegaron a Uruguay con 15 años.

Cirilo dijo que, si bien no hay registros al respecto, cuando ingresó al zoológico como estudiante se contaba que el casal llegó a Uruguay en barco con destino a Brasil. Sin embargo, un brote de aftosa obligó al gobierno a negar el ingreso de los elefantes por miedo a que contrajeran la enfermedad.

Ante la orden, el capitán del barco dijo a las autoridades uruguayas que "o se hacían cargo de los elefantes o los tiraba al mar", relató Cirilo. Fue entonces que la Intendencia de Montevideo decidió hacerles un lugar en Villa Dolores.

Años más tarde, Yothi dio a luz a Leo, el primer ejemplar de la especie nacido en cautiverio dentro de territorio sudamericano. El pequeño falleció en 1988 de un paro cardíaco.

"Todo tiene un ciclo de vida", dijo Cirilo. Y luego agregó: "Pero igual va a ser durísimo".


Sin más elefantes


"Por el momento no estamos pensando a volver a tener otro elefante", dijo Cirilo. Desde que él es director, solo se han incorporado animales de porte medio o chico al zoológico para poder asegurarles todo el espacio que cada especie necesita, afirmó.

Cirilo no recuerda que haya otro elefante en cautiverio en todo el país y sostuvo que solo estaría dispuesto a incorporar un animal de este porte si se da "alguna situación rara, como de un elefante que llegue con un circo donde esté en malas condiciones".


Comentarios