Todas las cámaras en una

Instagram, una aplicación para iPhone que permite aplicar filtros a imágenes recién tomadas y publicarlas en redes sociales, es solo el principio de una revolución de la imagen
Cuando el ingeniero Steven Sasson ideó para Kodak la primera cámara digital en 1975, el mundo de la fotografía sintió los temblores de la revolución. Tres décadas más tarde, Steve Jobs presentó el primer iPhone y las turbulencias volvieron. Con este dispositivo no nacía solo una nueva generación de teléfonos celulares, sino una forma inédita de tomar imágenes.

Un recorrido por Flikr confirma la entrada a la nueva era: el iPhone es el autor de la mayoría de las fotos que allí se cuelgan. Es que este hijo de Apple es más que un teléfono. Es una cámara y de las buenas. Se acabó la era en la que más megapíxeles significaba mejores fotos. Disparar, editar, compartir y ordenar las fotografías sin quitar las manos del iPhone es la premisa. Por eso, The Wall Street Journal se preguntó si es realmente necesario tener una cámara aparte de un iPhone.

La respuesta es un “no” casi rotundo, acompañado de la palabra Instagram, una aplicación para editar y compartir fotos disponible para iPhone y, desde abril, para Android. La red ya cuenta con millones de usuarios y este año obtuvo los premios a  Mejor Aplicación en Redes Sociales en el Shorty Awards y a Revelación en los Webby Awards.

Por si esto fuera poco, en abril Instagram fue comprada por Facebook por US$ 1 mil millones.

Según sus creadores, Instagram es una forma “reinventada” de compartir fotos. Y es gratis. La aplicación permite sacar la foto, elegir un filtro para cambiar el aspecto y “la forma en que se siente”, para luego compartirla a través de Facebook, Twitter y Tumblr.

De la Polaroid Land al bolsillo


Las fórmulas de los filtros que ofrece esta aplicación se inspiran en películas originales y cámaras vintage. El blog 1000 memories, por ejemplo, recogió las recetas de donde nacen los filtros disponibles en Instagram.

Así, se puede elegir un filtro Walden, similar al que produce una cámara Polaroid Land en conjunto con una película Imposible Project PX 70. El efecto que se logra es una imagen “lavada”, de tonos azulados.

Para una foto más cálida, de tonos anaranjados o amarillos, que resultaría si se usara la misma cámara pero con una película Imposible Project PZ 680. Así se ve una imagen con un filtro Hefe.

El filtro Lomo-Fi, por otro lado, es el presente de la vieja cámara Holga. Famosa por su estética de baja fidelidad y por generar imágenes de efecto borroso con manchas de luz y color, al combinarla con una película Ektachrome Cross Processed tiene lugar una foto brillante y saturada.

El mundo magenta y violáceo que retrata el filtro Nashville o la atmósfera de chocolate que crea el filtro Sutro también pueden recrearse sumando una cámara con una película. La clave está en probar las distintas combinaciones. Si no, siempre existe la posibilidad de elegir un filtro Instagram antes de apretar el botón del iPhone.

Otras aplicaciones


Instagram y iPhone parecen ser el nuevo paquete de la fotografía moderna, pero existen otras tantas aplicaciones que hacen de este dispositivo cien cámaras en una.

Camera+, por ejemplo, permite la exposición con focos independientes, usar estabilizador de imagen y capturar objetos en movimiento. Pero tal vez el fuerte de esta aplicación sean sus herramientas de edición, con numerosos filtros y formas de recortar. Cuesta US$ 1.99 y se consigue en campl.us.

Para quienes sienten nostalgia de las épocas del revelado, Hipstamatic es la aplicación. Al igual que con una película de fotografía analógica, es necesario esperar a que la imagen se “desarrolle”, por lo que demora unos segundos en aparecer en la pantalla. En hipstamatic.com vale US$ 1.99.

Por su parte, Camera Awesome cuenta con un lente estabilizador y un gran botón para tomar la imagen tocando en cualquier parte de la pantalla, además de capturar unos segundos de video antes de fotografiar. Las herramientas de edición incluyen más de 300 efectos, filtros, texturas y recuadros. Muchos de estos son gratuitos, mientras que otros se pueden comprar a la carta o en un paquete por US$ 9,99 en awesomize.com.

Sin iPhone, sin problema


Android y Windows Phone 7 buscan ponerse al día en el mundo de las cámaras de teléfonos móviles, un terreno dominado por iPhone. Si bien Instagram ya está disponible para los usuarios de Android, existen otras aplicaciones para los usuarios de los celulares con el sistema operativo de Google. Por ejemplo, el ajuste retro puede conseguirse con la herramienta de edición de PicSay Pro (US$ 3,99), al tiempo que Paper Camera (US$ 1,99) brinda una apariencia “acartonada” a la imagen.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios