Titanes tecnológicos como Elon Musk invierten US$ 1 millón para cuidarte de Terminator

Este tipo de iniciativas da la pauta de que Silicon Valley cree lo que hasta ahora era ficción podría ser posible

Elon Musk y otros grandes nombres tecnológicos están preocupados por que la humanidad desarrolle inteligencia artificial tan inteligente que se volvería una amenaza contra la humanidad misma. Algo así como robots conscientes y asesinos que se dan cuenta de que su mejor vía de acción es borrar a la humanidad.

O, básicamente, terminators.

Musk ha estado alzando la alarma de esta posibilidad por un tiempo ya. En un evento del MIT el año pasado, él llamó a la inteligencia artificial "la amenaza existencial más grande" para la humanidad, y la comparó con una "invocación al diablo". Musk también es uno de los tantos científicos y líderes tecnológicos, incluyendo al cofundador de Apple Steve Wozniak y Stephen Hawking, quienes firmaron una carta llamando a la investigación de la inteligencia artificial para ser dirigida a crear sistemas que "hagan lo que nosotros queremos que hagan" en vez de, digamos, matarnos a todos.

Incluso Bill Gates dijo en una conversación de Reddit en enero que no entiende por qué algunas personas no están preocupadas por la posibilidad de un pícaro robot consciente.

Este contingente anti-Skynet está crecientemente poniendo su dinero donde está su miedo distópico. Musk y un grupo de otros grandes nombres, incluyendo al cofundador e inversor de PayPal , Peter Thiel, así como Amazon Web Services, han invertido US$ 1 millón a un nuevo grupo llamado OpenAI.

Se trata de una compañía sin fines de lucro específicamente dirigida al desarrollo responsable de inteligencia artificial. "Es difícil imaginar en qué nivel la inteligencia artificial podría beneficiar a la sociedad", y es igualmente difícil imaginar cuánto podría dañarla si se desarrolla o utiliza incorrectamente", dice un post del blog que anunciaba el proyecto. Su jefe oficial de tecnologías es Greg Brockman, quien anteriormente había tenido el mismo papel en la compañía de pagos digitales Stripe, y Musk y el presidente de YCombinator, Sam Altman, son los codirectores.

El grupo dice que los investigadores serán "fuertemente animados para que publiquen sus trabajos", y cualquier patente que obtengan será "compartida con el mundo". Y no planea quemarse el millón de dólares de una: espera "solamente gastar una pequeña fracción" de la mega financiación en los próximos años.

Pero OpenAI no es la primera organización sin fines de lucro con lazos tecnológicos orientada a encontrar usos positivos para la inteligencia artificial. En 2014, el cofundador de Microsoft, Paul Allen, lanzó el Instituto Allen para la inteligencia artificial, que utiliza la etiqueta "Inteligencia artificial para el bien común".

El gran aprendizaje de estas inversiones altruistas es que Silicon Valley piensa que un futuro en el que los terminators podrían existir es básicamente inevitable. Pero quieren hacer todo lo que puedan para asegurar que la tecnología que pudiera hacer esas máquinas de matar se utilice para cosas buenas.


Fuente: Andrea Peterson / The Washington Post