Tiempo de sacar mejores "selfies"

Los smartphones son cada vez más potentes pero las cámaras delanteras parecen no evolucionar. En la era narcisista de los autorretratos, es hora de que los fabricantes apuesten a ellas
Hace una década el término no existía, pero en 2013 fue elegido por el prestigioso Diccionario Oxford como “palabra del año”. Para ese entonces, el concepto de selfie ya se había convertido en uno de los más populares en el concierto de las redes sociales. Ya existía un “selfie papal” (Francisco con unos adolescentes) y hasta el rover de la Nasa en Marte, Curiosity, se había hecho uno en suelo marciano con uno de sus brazos robóticos.

Pero a pesar de la popularidad del acto de sacarse fotos a uno mismo con el celular, ni el año pasado ni este –al menos por ahora– los fabricantes de smartphones parecen haberse percatado de que llegó el momento de hacer mejores cámaras frontales.

Porque, hay que admitirlo: no importa qué gigante calidad tenga la cámara principal del teléfono, los selfies hechos con la cámara delantera se ven borrosos, la imagen sale granulada y, por lo general, se deforma el rostro. Además, esto no es algo que se solucione sacando el autorretrato con la cámara principal. Como si centrar la imagen sin ver la imagen no fuera lo suficientemente difícil, en smartphones como los de la popular serie Galaxy de Samsung hay que tocar el botón digital de la pantalla para tomar la foto.

“Demandamos mejores selfies”, pidió la periodista del New York Times Molly Wood en un artículo publicado este mes, en el que demuestra lo malas que son las cámaras frontales de los mejores smartphones del mercado estadounidense: el iPhone 5S de Apple, el Samsung Galaxy S4, el Nokia Lumia 1020 y el HTC One. Luego de comparar los selfies que se tomó con cada uno de estos teléfonos (ver recuadro), concluyó que si bien el HTC One le daba resultados aceptables, ninguno cumplía con las expectativas.

En otras palabras, ninguno de los mayores fabricantes y marcas de celulares parece darle importancia al peso que tienen los selfies en la era actual. Según dijo a Wood Kyle Wiens de iFixit.com (sitio que se dedica a diseccionar dispositivos electrónicos), se trata de “una cuestión de prioridades”: los fabricantes prefieren sacrificar la calidad de la segunda cámara del teléfono en pos de un smartphone cada vez más delgado.

Pero Apple podría estar por responder al deseo de los amantes de los selfies. Según reportó el diario financiero Nikkei, la compañía estaría negociando con Sony la compra de mejores sensores para ambas cámaras del teléfono. En este caso el objetivo es contemplar sobre todo a los usuarios que cada vez más se comunican por viodeollamada.

De calidad


Para que una cámara saque fotos de buena calidad no basta con que tenga más megapíxeles (MP), pero por lo general cuantos más tenga, mejor será la calidad de la imagen. La mayoría de las cámaras frontales en el mercado tienen como máximo 2MP, explica la nota.

Pero también importa el tamaño del sensor, ya que de él depende cuánta luz puede capturarse en cada toma. Y la mayoría de los smartphones tiene sensores pequeños para estas cámaras. De ahí la mala iluminación que suelen tener estos autorretratos.

Adaptarse


El título de “palabra del año” de Oxford busca premiar a la creatividad de los angloparlantes para ponerle nombre a nuevos fenómenos. En este caso se trata de una abreviación del término en inglés autorretrato (self-portrait), pero que se aplica en concreto a ese que se suele sacar uno mismo con la cámara de un smartphone o webcam, para luego compartirlo en redes sociales.

Lo que comenzó como un recurso de pintores y fotógrafos para retratarse a sí mismos se trasladó al siglo XXI como la máxima expresión del narcisismo y el exhibicionismo que potencian las redes.

Hace poco, el selfie del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning Schmidt, y su par británico, David Cameron, fue motivo de debate por el contexto en que se tomó: el acto de homenaje al fallecido Nelson Mandela. La actitud poco solemne de los mandatarios despertó todo tipo de comentarios en la web, pero por sobre todo sirvió de prueba para ilustrar cuán extendida está la práctica del autorretrato, sea con el celular que sea. Y que, al decir de Wood, “imágenes históricas como esa merecen mejores cámaras”.

¿Qué smartphone saca los mejores selfies?


La periodista del New York Times, Molly Wood, probó los cuatro mejores del mercado de Estados Unidos: el iPhone 5S, el Galaxy S4, el Lumia 1020 y el HTC One. Estos fueron los resultados:

 


Acerca del autor

Comentarios