Terror móvil

Sarah is Missing presenta un formato de juego innovador, inmersivo y perturbador
Encuentra un teléfono tirado que pertenece a una chica llamada Sarah y de la que no hay ni rastro. Como buen samaritano quiere devolvérselo pero, antes, quiere darle un vistazo al contenido. Solo por curiosidad, sin sospechar que es una pésima elección. Así comienza Sarah is Missing, uno de los juegos más perturbadores de las tiendas de aplicaciones.

Este juego toma el concepto de found footage (estilo popularizado por El proyecto de la Bruja de Blair, en 1999, por el que se ve una historia que parece real, no una mera ficción) y lo lleva a otro nivel. Está disponible en PC (para Windows y Mac) y para iOS y Android, sin costo y solo en inglés. No obstante, es mejor jugarlo en su versión móvil para que se sienta más realista (y con los auriculares puestos). Todo transcurre en el smartphone de Sarah, dueña del aparato que ha llegado a nuestras manos de casualidad y a quién, tal como se podría suponer, le ha pasado algo malo. Algo muy malo.

Depende de nosotros, como jugadores, buscarla a través de pistas proporcionadas en su teléfono: sus chats, sus correos, sus fotos, etc. Hay que escudriñar todas las carpetas, revisar los videos, escuchar audios y atender llamadas. En el trabajo nos asiste IRIS (sigla para Intelligent Recognitive Iconolatry System y cualquier coincidencia con Siri es pura ¿coincidencia?), la inteligencia artificial instalada en el dispositivo, con la que podemos hablar. No obstante, IRIS es mucho mejor que Siri o cualquier otro asistente virtual de la realidad. IRIS suena demasiado "humana" y eso nunca puede ser bueno. Parte del juego es elegir si IRIS es digna de confianza (y más filosóficamente si lo es la inteligencia artificial).

"Es todo acerca de los horrores de la tecnología móvil y toca el placer voyeurista que se obtiene de los curiosos a través de objetos personales de otra persona. Almacenamos tanta información acerca de nosotros mismos en nuestros dispositivos móviles que deducir lo que realmente somos en la vida real se vuelve tan simple como ingresar en una pantalla", dice Monsoon Lab, el grupo creador de la aplicación.

Pronto descubrimos que Sarah tiene una relación tensa con su madre, que el novio la dejó hace un par de meses y ahora quiere volver con ella, que le gustan los gatos y que anda con malas compañías. Podría ser la amiga o compañera de cualquiera.

Chateo misterioso

La mecánica del juego es bastante simple. Basta con saber usar un smartphone para saber cómo jugar a Sarah is Missing. Jeremy Ooi, diseñador del juego, así lo explicó a la prensa: "Algunos de los mejores juegos tienen solo un puñado de mecánicas. Es lo que haces con ellos, lo que hace que un juego sea divertido".

En los últimos meses han aparecido juegos similares que usan la interfaz de un smartphone y el intercambio de mensajes. Replica (US$ 1,99), No Stranger (sin costo) y A Normal Lost Phone (US$ 2,69) son tres ejemplos, pero Sarah is Missing es el primero de terror. A medida que nos sumergimos más en cada teléfono, las historias se desarrollan a través de las relaciones del dueño y sus secretos.

Al jugar, confíe en sus instintos y compruebe lo que es extraño y misterioso en lo que va descubriendo con cada clic. En el camino de Sarah is Missing se encuentran varios videos e imágenes inquietantes, bastantes realistas, que muestran la suerte que "alguien" le ha deparado a Sarah y a sus dos amigos, Faith y James. Una contra es que no hay mucha libertad en los diálogos, ya que las respuestas se limitan a dos o tres opciones.

Demasiado corto


El juego se puso en línea el pasado 26 de noviembre y cuenta ya con más de un millón de descargas. Sarah is Missing resulta ser un juego innovador, inmersivo y que pone los pelos de punta durante toda la trama, aunque decepciona al final, sobre todo, porque se acaba demasiado rápido (alrededor de una hora). No obstante, tiene varios finales, así que hay que comenzar de nuevo para explorar las opciones que se dejaron por el camino.

¿Sugerencias? La principal sería que la desaparición de Sarah fuera el primer episodio de un juego más completo y que este fuera un poco más terrorífico. Un bonus sería más interactividad en los diálogos o que se requiera la búsqueda de información en internet (esto ya lo propone No Stranger, también disponible para iOS y Android, pero que aburre al poner en espera al jugador o pedirle que vea publicidad para adelantar el tiempo), que esté en español o que la vida de la batería del teléfono de Sarah fuera el límite de tiempo (lo más irreal es que siempre esté al 23%).


Acerca del autor