Teléfonos cada vez más inteligentes

Los smartphones Samsung incorporan tecnología de comunicación de campo cercano, unas etiquetas que les indican qué hacer


En octubre de 2011, Pearl Chen pegó etiquetas adhesivas de 2,50 cm en los alrededores de 30 frascos de especias que hay en la cocina de su casa, en Toronto.

Ahora, cada vez que golpea levemente su teléfono inteligente Samsung contra un frasco de cúrcuma, por ejemplo, el aparato realiza una búsqueda en el sitio web de Google de recetas que contienen esta especia.

“Puedo escanearlo y tomar ideas para cocinar”, dijo Chen, de 31 años, fundadora de Kama Laboratory, una empresa emergente de tecnología orientada a la educación. Para ella, las etiquetas adhesivas constituyen una forma de obtener un poco más de utilidad de los objetos cotidianos, que suelen “estar simplemente ahí y no dicen demasiado”.

Chen fue una de las primeras en introducirse en el mundo de las etiquetas programables, trozos de papel o de plástico que se venden a unos pocos dólares por unidad y se comunican con aparatos a través de una tecnología radial de corto alcance conocida como comunicación de campo cercano o por su sigla NFC.

Éstas pueden personalizarse para desencadenar una acción en cualquier teléfono que tenga un chip NFC: basta golpear levemente el teléfono contra una etiqueta en una tarjeta de visita para descargar automáticamente información de contacto, por ejemplo, o dar un golpecito en la etiqueta de la mesa de noche para activar el despertador.

“Es muy práctico”, dijo John Devlin, analista en ABI Research.

Etiquetas inteligentes


Las etiquetas NFC están ganando seguidores en tanto crece vertiginosamente el número de teléfonos inteligentes capaces de escanear.

Este año, la firma de investigación IHS ISuppli prevé que los fabricantes de aparatos inteligentes despacharán unos 21 millones de teléfonos equipados con NFC en Estados Unidos y 186 millones a nivel mundial, en comparación con los 93 millones del año pasado.

Según informaciones de prensa, Apple está analizando la posibilidad de incorporar un chip NFC al nuevo iPhone previsto para esta temporada, lo cual daría un impulso significativo a la tecnología.

Las etiquetas pueden conseguirse en sitios web independientes y ABI estima que para fines de este año habrá alrededor de 10 millones en Estados Unidos en la medida que las grandes empresas móviles comiencen a comercializarlas como una característica que nadie debe dejar de tener.

Este año, Sony comenzó a vender SmartTags por US$20 que pueden cambiar el volumen o iniciar aplicaciones para noticias o el pronóstico del tiempo en el teléfono Xperia de la empresa.

TecTiles, lo último


En el último mes, Samsung comenzó a vender TecTiles, un paquete de cinco etiquetas NFC por US$15, en las tiendas T-Mobile y Sprint, y pronto podrán conseguirse en el sitio de Amazon.com.

Algunas de las etiquetas ya vienen programadas para realizar una tarea específica, en tanto otras requieren que los usuarios descarguen una aplicación para adaptar cada etiqueta a una de varias docenas de acciones posibles.

Tagstand, que vende etiquetas NFC y desarrolla el software para programarlas y gestionarlas, fue fundada hace un año y actualmente cuenta con siete empleados. Sus ingresos se triplicaron en un lapso de tres meses hasta US$ 30 mil en mayo, dijo la empresa. Tagstand espera ser rentable dentro de seis meses, dijo.

“Consideramos que la oportunidad es enorme”, dijo el máximo responsable ejecutivo de Tagstand, Kulveer Taggar, que utiliza las etiquetas NFC para entrar en Foursquare, un servicio de geo-localización, en su gimnasio de boxeo.

Tagstand ya vendió alrededor de 1 millón de etiquetas NFC en este último año y en junio la empresa lanzó una aplicación móvil que simplifica el proceso de programación de etiquetas.

Populares de la sección

Comentarios