Tecnología para proteger Pompeya

Satélites y sensores vigilarán las ruinas de la antigua ciudad romana para evitar que este lugar histórico se derrumbe
Las ruinas de la antigua Pompeya serán vigiladas por satélites y sensores bajo un acuerdo con el grupo italiano de defensa y tecnología Finmeccanica para intentar frenar que la ciudad, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, se derrumbe.

El grupo controlado por el Estado ayudará a entrenar a personal y donará su tecnología gratuitamente durante tres años en una inversión de más de 2,75 millones de dólares, después de la cual el equipo se dejará al proyecto de restauración.

El derrumbe habitual de muros y casas en la ciudad romana que fue cubierta por las cenizas de una erupción volcánica en el año 79 d.C. ha causado indignación internacional y una creciente presión para acabar con los retrasos de un proyecto de restauración de 105 millones de euros, que está parcialmente financiado por la Unión Europea y fue lanzado el año pasado.

Finmeccanica entrenará personal para utilizar herramientas de vigilancia de tecnología avanzada que debería avisar de movimientos en el terreno de los 1.500 edificios de Pompeya, para que los arqueólogos puedan intervenir rápidamente para prevenir derrumbes.

Los movimientos de tierra, un gran riesgo para las ruinas especialmente durante el mal tiempo, serán vigilados a través de imágenes de alta resolución capturadas por el grupo de satélites COSMO-SkyMed, controlado por la Agencia Espacial Italiana, dijo Finmeccanica.

Los técnicos construirán un archivo digital de los lugares más importantes de Pompeya con imágenes hiperespectrales, que pueden capturar la composición de diferentes materiales midiendo su radiación electromagnética.

La seguridad en el lugar podrá acceder a la información a través de una aplicación para teléfonos inteligentes y el vandalismo o daños en las ruinas encenderán las alarmas.

Patrocinadores privados


La asociación con Finmeccanica es la última de una serie de ejemplos en los que compañías privadas han entrado en la financiación de las restauraciones del legendario patrimonio cultural de Italia para compensar la escasez de fondos públicos.

La firma de zapatos de lujo Tod está ayudando a restaurar el Coliseo, la joyería Bulgari la Plaza España y la casa de moda Fendi la Fontana di Trevi - todas en Roma.

"Invito a otros grupos privados a apuntarse y a no utilizar la excusa de que hay demasiadas trabas burocráticas (para el patrocinio)", dijo el jueves el ministro de Cultura, Dario Franceschini. "Estamos aquí, no hay más excusas", agregó.

Pompeya, la atracción turística más popular de Italia después del Coliseo y el monte Palatino (ambos con 2,5 millones de visitantes en 2013), fue conservada por una erupción volcánica del Vesubio hace casi 2.000 años y redescubierta en el siglo XVIII, pero se ha convertido en un símbolo de décadas de mala gestión del patrimonio del país.

Acerca del autor

Comentarios