Tecnología portátil contra la polución

Diseñadora británica presentará ropa que detecta niveles de contaminación en el aire
Un nuevo reporte de la Agencia Internacional de Energía establece, una vez más, la inmensa importancia de reducir la polución y proteger la calidad del aire a nivel mundial.
El reporte, que se enfoca en la conexión entre la energía y la polución, señala que hay más de seis millones de muertes prematuras por año –o cerca de 18.000 muertes por día– que son causadas por la polución del aire en el mundo. Y la mayoría de estos contaminantes son generados por el uso de energía y la producción, incluyendo la quema de combustibles fósiles y de biomasa.

Mientras que los activistas pelean por una reducción de la polución más rigurosa y los creadores de políticas intentan descifrar cómo escribirlas, algunos científicos y diseñadores se inclinan hacia el poder de la tecnología innovadora para generar conciencia y salvar vidas con la ayuda de sensores de polución portátiles. Aunque no se hayan probado o estén disponibles a gran escala, estos sensores pueden llegar al mercado antes de lo que se cree.

Es una idea que la artista y diseñadora británica Kasia Molga aplicó en su proyecto más reciente, llamado Sensor humano", y que debutará el próximo mes en Manchester, Inglaterra. Molga diseñó ropa de alta tecnología que cambia de color para reflejar la cantidad de polución en el aire circundante. El proyecto está siendo producido por una organización llamada Invisible Dust, que trabaja con artistas y científicos para producir proyectos que exploran las temáticas del cambio climático y la contaminación.

Molga desarrolló la idea para este proyecto hace varios años, luego de sufrir un severo ataque de asma por primera vez en varias décadas. "Empecé a pensar en el hecho de que a causa del incremento en las temperaturas y de la cantidad de población, especialmente en ambientes urbanos, estas cosas están pasando, que no podemos ver, pero que por supuesto afectarán nuestros cuerpos de forma drástica", dice.

El proyecto involucrará una serie de presentaciones en las que modelos caminarán por distintos lugares de Manchester utilizando las prendas especiales de Molga. La ropa está diseñada para cambiar de color y de patrones mientras los modelos inhalan y exhalan, y también cambian en respuesta a los niveles de carbono negro, uno de los mayores componentes en la polución del aire, generalmente producidos por la quema de combustibles fósiles y otras actividades industriales.

Los ingenieros han estado diseñando y marketeando sensores de polución pequeños y portátiles durante varios años. TZOA, por ejemplo, es un "rastreador ambiental" que mide las partículas del aire circundante y permite al usuario acceder a los datos a través de una aplicación instalada en su smartphone.

Clarity, otro sensor, se enfoca en las partículas finas, y utiliza datos colectivos de los usuarios para mapear los niveles de polución a lo largo del mundo.

Los sensores tienen el objetivo de informar al usuario sobre cómo los niveles de contaminación cambian
a medida que viajan.

De hecho, la polución en el aire puede diferir drásticamente incluso de un barrio al otro, dice Michael Jerrett, director del departamento de salud ambiental de la Universidad de California en Los Ángeles.

Así que hay opciones prácticas que estos sensores pueden ayudar a tomar, como dónde salir a correr o a qué parques llevar a los niños a jugar.

Los sensores portátiles pueden en teoría, también, ser útiles a un nivel científico más amplio, aunque la tecnología puede requerir algunas mejoras antes de que llegue a ese punto.

Los investigadores pueden ser capaces de reclutar a un gran número de personas para que usen estos sensores y participen en estudios de gran escala, dice Mark Nieuwenhuijsen, investigador del Centro de Investigación para la Epidemiología Ambiental en España. Nieuwenhuijsen dice que algunos sensores de polución personales funcionan "razonablemente bien", y pueden ser útiles para los individuos, pero que aún no está claro si son utilizables para proyectos de investigación a gran escala.

"La mayoría no han llegado al nivel de precisión que consideraríamos válido para estos propósitos, aclara Jerrett.

Por ejemplo, se sospecha que algunos factores, como los cambios de humedad, pueden afectar la forma en la que los sensores reportan los datos, aseguró.

Fuente: Chelsea Harvey - The Washington Post