Tabletas más chicas, teléfonos más grandes

Los dispositivos más populares se están moviendo en direcciones opuestas, hasta el punto de que hoy se encuentran en un mismo tamaño
Hubo una época en que todo teléfono celular podía guardarse en el bolsillo delantero del pantalón sin que molestara ni siquiera cuando la persona se sentaba. Esos tiempos han terminado.

Desde que Samsung impuso la moda de las phablets (teléfonos con pantallas de más de 5 pulgadas) en 2011, con el exitoso lanzamiento del primer Galaxy Note, la industria de los móviles desarrolla aparatos cada vez de mayor tamaño.

En este momento el primer puesto en la carrera del teléfono más grande del mundo lo tiene Sony con su Xperia Z Ultra, un celular con una pantalla de 6,4 pulgadas y 17,9 x 9,2 centímetros de tamaño. De hecho, en su web en español le llaman “smartphone”, pero la información está dentro de la sección “tabletas”.

Según la firma de análisis Canalys, en el tercer cuarto del año las phablets alcanzaron 22% de las ventas de smartphones, con 56 millones de dispositivos, “su mayor nivel histórico”. Dentro de esta cantidad, 66% tenían displays de 5 pulgadas, 31% eran de entre 5 y 6 pulgadas, y solo 3% superaba las 6 pulgadas.

Con las tabletas la tendencia está siendo exactamente la opuesta: las más exitosas son hoy las de menor tamaño.

El mercado está contradiciendo al gran gurú de la tecnología, Steve Jobs, quien hace solo 3 años había afirmado que las tabletas de 7 pulgadas estaban “muertas antes de llegar”. De hecho, primero lo desdijo Apple, cuando en noviembre de 2012 lanzó el primer iPad Mini (de 7,9 pulgadas). Los fanáticos de la manzana hicieron lo propio durante el segundo semestre de este año, cuando por primera vez consiguieron que las ventas de la tableta pequeña superaran las de la regular (de 9,7 pulgadas).

Richard Shim, experto en análisis de mercado de la firma DisplaySearch, explicó que en 2012 las tabletas de 9 pulgadas dominaron las ventas del rubro, al superar el 60%. Este año, quienes superarán esta misma cifra serán las tabletas de menos de 8 pulgadas.

¿Es un teléfono o una tableta?


La phablet y la tableta mini más famosas del momento, es decir, el Galaxy Note 3 y el iPad Mini, son fáciles de distinguir si se los compara uno al lado del otro. La diferencia de 5 centímetros de alto y ancho hace que la clasificación sea intuitiva. Sin embargo, cada vez será más complicado discernir entre un teléfono grande y una tableta pequeña.

En las funciones es donde ambos dispositivos se distinguen y ahí gana el teléfono, porque permite hacer llamadas, mandar SMS y suele tener conexión Wi-Fi y 3G (esta dupla en conectividad cuesta más cara en las tabletas). Por eso las phablets están triunfando particularmente en los mercados emergentes: es un “dos por uno” y, todavía, con onda.

Acerca del autor

Comentarios