Tabletas con Android fabricadas en Haití

El país menos desarrollado del hemisferio occidental sorprende al mundo con un dispositivo accesible que usa mano de obra local
Más conocida por la pobreza del tercer mundo y el caos político, el país menos desarrollado del hemisferio occidental, Haití, ha hecho una sorprendente entrada en el mundo de la alta tecnología con su propia tableta Android.

Intercalado entre las fábricas textiles en un parque industrial de Puerto Príncipe junto a un barrio pobre, una compañía fundada en Haití ha comenzado a fabricar la tableta de bajo coste llamada Sûrtab, una palabra que recuerda a la palabra criolla para "sobre la mesa".

A diferencia de las fábricas cercanas, donde los trabajadores con bajos salarios producen prendas de vestir baratas para estadounidenses, los trabajadores de Sûrtab están equipados con soldadores y no con máquinas de coser.

Vestida con un uniforme blanco y esterilizado y una red de pelo, Sergine Brice está orgullosa de su trabajo. "Nunca imaginé que podría fabricar una tableta por mí misma", dijo. Desempleada durante un año después de perder su trabajo en una compañía de teléfonos, Brice, de 22 años, no estaba segura de tener las habilidades necesarias cuando aceptó el trabajo cuando abrió Sûrtab el año pasado.

"Cuando llegué y me di cuenta que el empleo tenía que ver con manipular componentes electrónicos, no estaba segura de tener la habilidad para hacerlo. Pero cuando terminé mi primera tableta... Sentí un inmenso placer", contó Brice. Su familia y amigos se mostraron escépticos. "Ninguno de ellos me creyó," dijo. "¿Tabletas hechas en Haití? ¿De qué estás hablando?", le dijeron.

"Los haitianos tenemos en nuestras mentes la idea de que nada se puede hacer en este país. Yo demostré que sí, que los haitianos tenemos la capacidad de hacer muchas cosas", dijo. "No solo los estadounidenses o los chinos. Tenemos lo que tienen ellos, así que podemos hacerlo también", dijo.

Tres modelos accesibles


Con una inversión inicial de US$ 200.000 con fondos de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) y utilizando componentes asiáticos importados, la fábrica produce tres modelos distintos con una pantalla de 7 pulgadas (18 cm) con el sistema operativo de Google Android.

Van desde una tableta sencilla con wifi de 512 MB de RAM por cerca de US$ 100 a un modelo con 3G y con 2 GB de memoria por US$ 285.

La pequeña fábrica tiene 40 empleados y es una reminiscencia de la década de los setenta y ochenta cuando Haití disfrutaba de una creciente industria, incluyendo teclados de ordenador o las pelotas de béisbol para equipos profesionales de Estados Unidos. La agitación política y un embargo económico estadounidense en la década de 1990, después de un golpe militar, los dejaron fuera del negocio.

Populares de la sección

Comentarios