Tableta con sueños y realidad

La nueva XO, que ya comenzó a distribuirse entre niños de 5 y 6 años, combina la bienvenida apertura de Android con un sistema de control parental que permite regular qué contenidos bajan los más chicos

Desde hace unos días, miles de escolares uruguayos de primer año ya tienen su nueva tableta XO. Con sistema Android y un tamaño estándar de siete pulgadas, las tabletas verdes comienzan a formar parte de la rutina diaria de los niños, al igual que lo han hecho las ahora omnipresentes ceibalitas, de las que ya se repartió 1 millón entre estudiantes de todas las edades.

La movida es parte de un proyecto piloto del Plan Ceibal, que pretende probar este año los dispositivos con los más pequeños –5 y 6 años– para luego evaluar resultados y decidir, en 2014, si extiende la experiencia. Con una estética similar a la que caracteriza a las ceibalitas, las tabletas XO están recubiertas de un material similar a la goma en el tradicional color verde e incluyen, además del forro que protege a la propia tableta, otro que cuida la pantalla y permite al escolar sostener el aparato. Todo el packaging está bien pensado para niños pequeños a quienes seguramente se les caerá la tableta más de una vez. El tiempo dirá si es lo suficientemente resistente, porque desde el inicio es sabido que las tabletas son mucho más delicadas que las computadoras, por su propia estructura. Una ceibalita resiste mucho, y aun así miles se han roto y debieron ser sustituidas; las tabletas deberán soportar también el uso infantil y en este caso de niños muy chicos. Todo un desafío.


Cómo aprovechar las nuevas tabletas del Plan Ceibal
Cómo aprovechar las nuevas tabletas del Plan Ceibal

El primer punto a favor de este nuevo dispositivo es su sistema abierto. Se basa enteramente en Android, un sistema operativo preexistente y de amplia extensión en el mundo. Las tabletas XO vienen con Android Jelly Bean, la última versión del sistema que Google ha hecho popular y que funciona en decenas de dispositivos de diferentes marcas.

El segundo punto interesante –habrá luego que evaluar cómo funciona en el día a día– es que a pesar de que es un sistema abierto esta tableta logra generar un ambiente controlado para niños tan pequeños. Para ello los padres tienen una contraseña maestra que les permite utilizar todas las funciones de una tableta Android, lo que incluye la descarga de cualquier tipo de aplicación de la tienda Google Play. Pero los niños no tienen tantas libertades y, si bien cuentan con una amplia variedad de aplicaciones y libros preinstalados en su pequeña XO, para descargar nuevos contenidos deberán pedir permiso a sus padres.

En teoría, el sistema suena como una buena manera de controlar sin prohibir tajantemente. En la realidad la principal duda será tal vez hasta dónde o cuánto podrán los padres entender todo este sistema, sobre todo porque los verdaderamente digitales son los niños. Lo son incluso antes de que comiencen a utilizar estos aparatos táctiles que les resultan tan cercanos hasta el punto de que basta con que tengan uno enfrente para que comiencen a usarlo correctamente basándose solo en su intuición. Es probable que los niños dominen estas tabletas de forma mucho más rápida que sus progenitores.

El ambiente en el que los niños se pueden desplazar libremente se llama “Sueños”, una pantalla de inicio pensada con creatividad en la que pueden elegir entre sueños, justamente, para luego descubrir aplicaciones y recursos ya cargados que les permitirán aprender más sobre esa profesión o actividad. Así, quien elija ser astronauta –como Yuri Gagarin, como le sugerirá el sistema– podrá experimentar con apps con nivel para principiante, intermedio o avanzado. En este caso, por ejemplo, serán Planetoid, Sky map de Google o Solar Explorer. El futuro músico –como Mozart, aunque el niño podrá cambiar su “héroe” según sus preferencias– aprenderá a tocar el piano en una app que lo guía, o podrá ingresar a Music Box Tablet para crear y compartir sonidos. La teoría aquí parece ser “aprendé jugando” y no hay dudas de que seguramente resultará muy atractiva para los más chicos. La efectividad, como otros de los puntos abordados en esta nota, también será materia de evaluación con el tiempo.

En el menú principal de la vista “Sueños” también es posible acceder a una biblioteca con más de 100 libros. El mero hecho de contar con este recurso es un gran paso, que en el futuro podría mejorarse con un buscador por título, autor y edad recomendada, así como con una mejor visualización de los libros (la tableta permite hacer zoom en el texto, pero en determinado punto se pierde calidad de la imagen). Cualquier mejora será bienvenida pero el punto de partida es una buena colección de libros que enriquecerá a los muchos hogares en los que directamente no hay libros de papel.

En conclusión, la novedad de las tabletas XO tiene que ver con la modificación que se le ha hecho al Android tradicional para que permita dos escritorios: uno para padres y otro para niños. En materia de hardware sigue las líneas de una de las tabletas baratas que se consiguen en el mercado –procesador doble núcleo de 1.6GHz, 1GB de memoria RAM, 8GB de almacenamiento, resolución de pantalla de 1024 x 600px, doble cámara, entrada micro SD– con la diferencia de que este dispositivo le cuesta al Plan Ceibal US$ 100, mientras que otros similares en el mercado rondan los US$ 200.

Con resultados a la vista, el Plan Ceibal deberá decidir qué dispositivos usarán los escolares uruguayos en el corto plazo: ¿tabletas, computadoras (con o sin touch) o una mezcla de todos estos aparatos?


Muy bueno


Control parental. Los padres tienen acceso al sistema Android completo (pueden descargar cualquier cosa) pero los niños acceden a un escritorio controlado.

Contenidos. Las XO viene cargadas con una bibiioteca de más de 100 libros y una buena cantidad de apps educativas que los niños pueden usar libremente.


Ya se verá


Nativos. ¿Los niños –nativos digitales– superarán a los padres a la hora de sortear los controles parentales? Habrá que analizarlo con el uso.

Teclado. ¿El teclado táctil permitirá un buen desarrollo de la escritura como el que se consigue con el físico? Solo la experiencia contestará esta pregunta.








Acerca del autor

Comentarios