Sumidos en la realidad virtual

Numerosos gamers visitan la feria de videojuegos más grande del mundo

La Gamescom convierte los pabellones de la feria de Colonia, Alemania, en un enorme sala de videojuegos, haciendo así honor al lema de este año "Celebrate the Games", Celebren los Juegos.

Como ya se pudo comprobar en 2015, en esta edición la tendencia siguen siendo los mundos virtuales. Si en otras ferias anteriores los auriculares de realidad virtual se hallaban en fase de desarrollo, la tecnología entretanto está lista para su comercialización. Sony, por ejemplo, presenta su nueva versión de cascos RV (Realidad Virtual) para la popular videoconsola Playstation, después de que los competidores, Oculus, HTC y Samsung, lanzaran al mercado gafas de realidad virtual en los meses pasados. Los visitantes de la Gamescom pueden probar las gafas en diferentes instalaciones de la feria y sumergirse en las realidades virtuales.

Mundos virtuales

Pero la nueva técnica sigue siendo tan cara que los productores tienen otras muchas novedades que ofrecer a los gamers. Tanto Sony como Microsoft anunciaron nuevas videoconsolas. En primer lugar, los seguidores de la consola Xbox quieren probarla en una pantalla gigante, dijo el mánager de marketing de Xbox, Aaron Greenberg. En el juego de barras "Minecraft", los usuarios pueden perderse por completo en el mundo virtual: "Gamescom es la única feria en la que ponemos nuestros mejores productos en manos de los gamers antes de que lleguen al mercado", comentó Greenberg.

Videojuegos para todos los gustos

Los amantes de Nintendo esperan con emoción el videojuego de mundo abierto "Zelda: Breath of the Wild". También Electronic Arts aporta en esta edición un juego para pc y Xbox con "Battefield 1". La Primera Guerra Mundial como espectáculo de videojuego en el que hasta 64 usuarios pueden enfrentarse en el campo de batalla. La venta de este juego está planeada para octubre, pero los visitantes de Gamescom pueden probralo en la feria. En total, 800 empresas de 50 países presentan sus novedades. Probablemente para todos los gustos.

Más medidas de seguridad

En 2015, Gamescom batió el récord de visitantes: 345.000 personas se apretujaron en los pabellones durante los cinco días de feria, uno de cada diez era un visitante profesional. Este año se espera incluso más, 500.000. Muchos de los gamers van disfrazados con trajes llenos de fantasía que imitan a los héroes de sus videojuegos. Este año, sin embargo, no se pueden portar armas de imitación. Son tabú en este evento debido a los recientes atentados terroristas. Además se reforzaron las medidas de seguridad: los visitantes, por ejemplo, no deberían llevar bolsos y mochilas a la feria en la medida de lo posible.


Fuente: Deustche Welle