Su piel como un touchpad

Una tecnología convierte un brazo en una pantalla para un reloj inteligente

Una nueva tecnología, desarrollada por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, permite usar el brazo como una extensión touchpad para los relojes inteligentes u otros wearables para mejorar la navegación en su interfaz.

La tecnología, llamada SkinTrack, emplea un anillo que debe colocarse en el dedo con el que se opera sobre la pantalla y que registra los movimientos; al hacerlo, envía una señal eléctrica de alta frecuencia a una banda colocada en el reloj. Lo que hace es triangular la posición del dedo sobre la superficie del brazo. "Lo bueno de SkinTrack es que no es molesto; relojes y anillos son elementos que la gente ya usa todos los días", dijo Yang Zhang, uno de los investigadores, al sitio The Verge.

SkinTrack puede detectar gestos concretos (deslizar hacia arriba o hacia abajo, a la izquierda o derecha), toques para entrar y salir de aplicaciones y realizar seguimientos continuos. Pero eso no es todo. El usuario puede arrastrar aplicaciones del reloj hacia su brazo y crear accesos directos; por ejemplo, para ingresar a Twitter desde el codo. Además, reconoce comandos de teclas. Si se traza una "S", por ejemplo, se silenciará una llamada telefónica.

Por el momento no hay planes concretos para comercializar esta tecnología.