Star Wars y la ciencia que ya no es ficción

Para una historia de "hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana", la tecnología de la saga tiene un paralelo en el planeta Tierra

Publicado por Expansión

Para una historia que tiene lugar "hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana", buena parte de la tecnología de Star Wars tiene un paralelo en el planeta Tierra de hoy.

Parte de la razón es, irónicamente, el tiempo que la serie ha perdurado. Conceptos e ideas que eran cosa de ciencia ficción cuando la primera Guerra de las galaxias se estrenó en 1977 han tenido casi cuatro décadas de desarrollo científico para hacerse realidad.

A continuación pasamos revista a algunas de las tecnologías y escenas que ya son realidad:

Láseres y armas de energía

"Falsas religiones y armas antiguas no son nada al lado de un buen bláster, muchacho". Esas fueron las palabras de advertencia de Han Solo a Luke Skywalker cuando ambos se conocieron en la primera película de la serie, más tarde rebautizada Star Wars: Episodio IV -Una nueva esperanza. Unos 30 años más tarde, en Star Wars: Episodio VII- El despertar de la fuerza, el personaje sigue cargando el mismo bláster que usó aquella vez. En aquel momento, cuando Ronald Reagan se inspiraba en el título de la película para bautizar su propio escudo antimisiles contra la Unión Soviética, los blásteres, los cañones láser y otras "armas de energía" eran pura ciencia ficción.

Hoy, sin embargo, la armada de Estados Unidos tiene buques de guerra como el USS Ponce, apostado en el Golfo Pérsico, equipados con láseres para defenderse contra drones y embarcaciones pequeñas, mientras que otros láseres más potentes están siendo probados para para ser instalados en camiones y aviones. Del mismo modo, la pistola electromagnética -una de las muchas defensas de la primera Estrella de la Muerte (Death Star)- está siendo probada para ser incorporada a buques de guerra como el USS Zumwalt. China está desarrollando su propia versión del arma.

Armaduras de 'stormtroopers' y mujeres guerreras

Parte de la razón por la que los láseres son tan comunes en Star Wars es que las armaduras que predominan en la serie pueden derrotar a las tradicionales balas de plomo (aunque no a las piedras de los Ewok, sin embargo). Los Stormtroopers de la Primera Orden de El Amanecer de la Fuerza son de una generación más refinada, que tiene su punto culminante en la intimidante versión cromo de la Capitana Phasma.

La versión del mundo real de esta armadura es el traje de operativo táctico de asalto ligero, o TALOS por su sigla en inglés. Se trata de un proyecto para construir un traje-armadura de última generación para las fuerzas especiales de EEUU, desarrollado por un grupo de 10 laboratorios, 13 universidades, 16 agencias gubernamentales y 56 compañías estadounidenses. Tanto en La guerra de las galaxias como en las guerras reales, sin embargo, el traje no hace al soldado. Mientras que en las primeras películas de la serie los personajes femeninos eran por lo general damiselas en peligro, la Capitana Phasma no es menos temible en combate que un varón. De manera similar, las mujeres han tomado un papel más activo en todas las ramas de las fuerzas armadas de EEUU.

Androides

La nueva película mostrará toda una gama de nuevos robots como el BB-8, al igual que viejos conocidos como Arturito (R2-D2). Los robots de verdad ya son la norma en el campo de batalla moderno: se trata de miles de artefactos de todas formas y tamaños, desde el MQ-9 Reaper en el aire al Packbot en superficie. Si el plan estratégico futuro de la Fuerza Aérea de EE.UU. se hace realidad, pronto estarán volando a la par de aviones de guerra piloteados por humanos; es como si los androides no volasen en la parte de atrás del Ala-X, sino que lo hicieran solos.

Batallas espaciales

Las batallas en el espacio interestelar son un clásico de la ciencia ficción, pero también se están volviendo una parte clave de los planes de guerra reales. A diferencia de lo que ocurría en 1977, el espacio exterior es ahora el sistema nervioso de las fuerzas armadas modernas. Más de 1.100 satélites sirven de comunicación entre aviones, misiles y tropas en el terreno (80% de las comunicaciones de las fuerzas armadas de EE.UU. se realizan vía satélite), espiando desde el cielo cada movimiento en tierra, aire o mar del potencial enemigo y ejecutando sistemas de navegación como el GPS, que se usa no sólo para guiar camiones y tanques (así como también el automóvil) sino también para guiar misiles a su blanco con exactitud milimétrica.

En la búsqueda de una ventaja sobre sus rivales, EE.UU. China y Rusia están desarrollando y poniendo a prueba armas espaciales, desde misiles anti-satélite en el caso de Washington y Beijing hasta satélites kamikaze de Moscú. Los sistemas espaciales podrían también llevar armas. En otro ejemplo del cruce de la ciencia ficción con la ciencia real, astrónomos de la Universidad de California en Irvine están investigando cómo montar un láser en la Estación Espacial Internacional para 2017. El objetivo es destrozar escombros espaciales que sean una amenaza para nuestro planeta...o atacar a guerreros TIE.

Sables de luz

Los láseres poderosos y los vehículos cinéticos asesinos pueden ser muy buenos para luchar en el espacio, pero son armas torpes para la pelea cuerpo a cuerpo, como advirtió Obi-Wan Kenobi. Si usted quisiera capturar un activo orbital valioso como la Estación Espacial Internacional o Tingng, la estación espacial china que se espera esté operativa en 2022, no podría usar cañones láser porque estos podrían dañar y despresurizar las instalaciones que intenta conquistar. Es por eso que las batallas espaciales del futuro que impliquen combate cuerpo a cuerpo emplearán una combinación de armas antiguas y modernas (Piense en sables láser y pistolas eléctricas).

Rayos abductores y hologramas

La saga de Star Wars comienza con una escena de apertura en una nave espacial que está siendo arrastrada por un rayo abductor sobre el cual se registraba un mensaje holográfico de emergencia dirigido a la "única esperanza" de la alianza rebelde. Estas dos tecnologías se han combinado hoy en el denominado "marco de elementos acústicos holográficos", un proyecto de investigación que ha sido capaz de hacer "levitar objetos de diferentes tamaños y materiales por aire, agua y tejido". En el mundo real, sin embargo, el objetivo es mover pequeños objetos sin tocarlos, como hacer microcirujía sin tener que abrir el cuerpo.

Control mental y La Fuerza

No eran sólo las naves espaciales las que podían mover objetos desde lejos, sino también los Jedi, que lo hacían sólo con su pensamiento. Más aún, estos personajes podían manipular los pensamientos de otras personas. En la escuela de Estudios Militares Avanzados de EEUU hay un equipo de estrategas conocidos como los Jedi, pero el verdadero paralelo en el mundo real es a través de la tecnología y no de los míticos "midiclorianos".

Interfaces de máquinas y cerebro, como el proyecto Braingate, transforman los pensamientos en señales digitales que pueden controlar máquinas, como una mano biónica. (De hecho, la mano artificial de Luke, parece antigua comparada con DEKA, una mano biónica, controlada por el cerebro y aprobada el año pasado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés). La Agencia de Investigaciones Avanzadas para la Defensa (DARPA, por su sigla en inglés) tiene entre sus proyectos uno denominado Neurotecnología basada en Sistemas para Terapias Emergentes (SUBNET, por su sigla en inglés). Se trata de un programa que envía señales al cerebro para modificar pensamientos y recuerdos, originalmente diseñados para tratar enfermedades, desde el mal de Parkinson al trastorno por estrés postraumático.

Lo que falta

Lo que también es interesante es comprobar cuántas tecnologías damos hoy por hecho que no existen en las películas. Internet no existía en 1977, ni en el cine ni en el mundo real. La Princesa Leia no podía enviarle un correo electrónico a Obi-Wan Kenobi, y Luke tampoco podía prepararse para ser un Jedi mirando vídeos de entrenamiento de Yoda en YouTube. En 1977 todas las computadoras del mundo que estaban en línea podían ubicarse en un mapa de poco más de 50 nódulos llamado ARPANET, y la palabra "ciberespacio" no aparecería hasta 5 años más tarde. Hoy, Internet es una parte esencial para la continua popularidad de la serie; es un lugar donde ver los últimos cortos, compartir las últimas reacciones de los fans, comprar juguetes o simplemente ser un obseso y comprobar todas las formas en las que la ciencia ficción de Star Wars se ha hecho ciencia real.


Populares de la sección