¿Son un misterio los anillos de hadas?

Investigadores alemanes teorizan sobre una posible explicación para estos extraños sucesos naturales

Desde tiempos inmemoriales los fenómenos inexplicables han llevado al hombre a la extrema fantasía. Al intentar dar sentido a lo que no se llegaba a comprender, se originó lo que hoy conocemos como mitos y leyendas. Entre ellas, los corros de brujas o anillos de hadas se hicieron muy populares en la cultura de la Europa victoriana (siglo XIX), simulando lugares donde criaturas mágicas habían bailado en círculos.

No hay magia en la ciencia

Un estudio dirigido por el biólogo alemán Stephan Getzin sostiene que estas formaciones circulares son fruto de una organización especial entre vegetales. El objetivo principal, apuntan los investigadores, es canalizar el agua de la cual carecen en estos ecosistemas.

"Las plantas se organizan alrededor de los círculos para competir por el agua. Aquí en el desierto occidental de Australia, los hoyos son impermeables por las condiciones climáticas y empujan el agua hacia los bordes donde los vegetales crecen" contó Getzin en conversación con DW.

En el desierto de Namibia, en África, se encuentra otra gran formación de anillos de hadas descubierta hace algunos años. En referencia a ella, Stephan Getzin explicó que "en estos círculos africanos, al contrario de los australianos, el centro es arcilloso y el agua se filtra sirviendo como depósito para abastecer a las plantas".

Cuando se descubrieron los círculos en África, se sostenía que eran grandes colonias de termitas las causantes de estos agujeros. "No es difícil encontrar termitas en los círculos de Namibia, estos insectos están por toda la región. Pero aquí en Australia no son las causantes, porque directamente no hay" recalcó Getzin. Para él, las termitas no tienen nada que ver con esto.

Los mismos signos en todo

En la naturaleza existen patrones que se repiten por todas partes. Se dice incluso que las claves del universo están en las partículas más pequeñas. Pero que haya una posible explicación para todo no significa que la ciencia pierda su encanto.

De hecho, los anillos de hadas son una formación que según otras investigaciones se puede extrapolar a otros sistemas biológicos. Un estudio publicado en 2015 desveló que estos mismos patrones aparecen en las células de la piel. En palabras de Getzin, "en el desierto de Níger existen círculos gigantes que siguen los mismos parámetros y están hechos por árboles. Y círculos de la misma forma rodeados de hierbas altas".

En Europa, por ejemplo, son los hongos quienes forman los anillos de hadas que en otros tiempos alimentaron la imaginación de algunos. Estos se reproducen desde un mismo punto en todas direcciones, formando círculos cada vez más grandes.

Fue el matemático Alan Turing, conocido por descrifrar los códigos secretos nazis en la Segunda Guerra Mundial, quien teorizó sobre esta tendencia de crear patrones en la naturaleza. Según él creía, siempre ocurrían en lugares rodeados de inestabilidad y caos.

Sin embargo, en ciencia nunca se puede dar nada por sentado. Siempre hay una puerta abierta a lo inesperado y un lugar para el misterio y la conjetura. Es por eso que la ciencia es un puzzle increíble, que aunque no tiene nada que ver con la magia, es pura magia en sí misma.


Fuente: Deutsche Welle