"Solo porque no sea verdad, no significa que no se haga viral"

El periodista Lance Gould advierte en Bruselas del peligro de las noticias falsas en redes sociales

La victoria de Donald Trump en Estados Unidos y el Brexit han puesto en el centro de la polémica la influencia de los medios digitales en la opinión pública. ¿Es necesario que estas plataformas verifiquen las noticias que publican?

"Las redes sociales juegan un papel muy importante en la política". Son palabras de Matt Rogerson, director de política pública del diario británico The Guardian, en el Parlamento Europeo, donde esta semana apuntó cómo los partidarios del Brexit fueron hasta siete veces más activos en Twitter que los favorables al 'Remain' (permanencia en la Unión Europea).

En esta campaña, al igual que en la carrera presidencial de Estados Unidos, se mezclaron informaciones fiables con otras de dudosa procedencia, que en ocasiones superaron en viralidad a las primeras. Un ejemplo; un post titulado Hillary Clinton, en 2013: "Me gustaría ver a gente como Donald Trump presentarse a la Casa Blanca. Es honesto y no puede ser comprado' alcanzó más de 480.000 interacciones en Facebook en una sola semana, mientras que la exclusiva del New York Times sobre la evasión de impuestos del magnate llegó a 175.000 reacciones en un mes.

Verdad vs Propaganda

"Faltan puntos de referencia", defiende Romain Pigenel, asesor de comunicación del presidente de Francia. Una opinión compartida por el periodista Lance Gould (Huffington Post), que apuesta por herramientas de verificación de contenidos para redes sociales. "Tal vez debemos contrarrestar la desinformación con una cinta azul como las de los perfiles verificados (de Twitter)".

Ambos, participaron esta semana en la jornada "Los políticos en la tormenta comunicativa" (#PICSocial), organizada por el Parlamento Europeo para poner de relieve la necesidad de conectar con los 'millenials' en el ámbito digital. Uno de los protagonistas de este debate fue Facebook, cuyo algoritmo está pensado para mostrar al usuario aquellas publicaciones que más le gustan, "a menudo falsas", en palabras de Gould. Una afirmación que rechazó Sean Evins, manager de Gobierno y Política de Facebook EMEA, asegurando que "el 99% de las noticias publicadas en Facebook son reales", haciendo referencia a las declaraciones publicadas por el fundador de la red social, Mark Zuckerberg en su perfil social.

¿Cómo luchar contra la desinformación? Para Rowan Kerek Robertson, ex jefa de redes sociales de la BBC, las claves de cualquier medio se basan en construir la confianza en sus contenidos día a día, tener un plan de comunicación de emergencia y estar en las redes sociales "con una intención", que en el caso británico es "informar, educar y entretener".

Políticos y millenials

Otro de los grandes problemas de las redes sociales, en opinión de la vicepresidenta del Parlamento Europeo Mairead McGuinnes, es la falta de tiempo para la reflexión y el análisis, "una tragedia para la política y para el periodismo". Aunque el entorno digital también tiene su parte positiva. "Los políticos tenemos que ser ahora nuestros propios periodistas y gestores de medios sociales. Nos acercan a la gente", consideró la eurodiputada irlandesa.

La jornada también abordó el papel de las instituciones en el ámbito digital. Un panel en el que participó el español Carlos Fernández Guerra, director de medios digitales de Iberdrola y ex responsable de las redes sociales de la Policía, un organismo con más seguidores en Twittter (2,52 millones), que el FBI.

"Teníamos dos opciones o quedarnos fuera o jugar en su campo... y es muy duro", explicó en referencia a seguir el ritmo comunicativo de los más jóvenes. "Si tu contenido le gusta a tu jefe, probablemente no le guste a los millennials", apuntó este experto en comunicación digital, cuya receta de éxito en redes sociales se traduce en la fórmula I+U+I (es decir, contenido interesante, útil y de impacto).


Fuente: Expansión

Populares de la sección