Smartphones cargados a pedal

Estudiantes del Liceo 1 de Solymar crearon un cargador de celulares a partir de la energía generada por una bicicleta en movimiento y fabricaron su carcasa con una impresora del Plan Ceibal

Los alumnos de Ingeniería del Liceo 1 de Solymar construyeron un dispositivo que podría convertirse en una solución para el mundo hiperconectado a los smartphones: un cargador a partir de la energía generada por una bicicleta en movimiento.

"El programa del curso de laboratorio de física de 6º incluye, entre otros, la introducción a generadores de energía eléctrica, curvas de respuesta de resistores y diodos (que permiten la conversión de corriente alterna a continua), capacitores (que permiten 'suavizar' variaciones de voltaje) y generalidades sobre circuitos integrados de regulación de voltaje", explicó el preparador del laboratorio de física del liceo, Guzmán Trinidad.

Tras un desafío del profesor, que consistía en diseñar algo que uniera todo lo que habían aprendido en el curso, ellos crearon un dispositivo capaz de convertir la energía de una bicicleta en movimiento en energía eléctrica para cargar un celular.

¿Cómo lo hicieron? A través de un dínamo, ese pequeño generador eléctrico que se solía llevar en las ruedas de las bicicletas para encender la lamparita, antes de que aparecieran los modelos LED. Con un dínamo, cuanto más rápido se pedaleaba, más potente era la luz de la lámpara.

Esto constituía un desafío, porque dicho dispositivo produce voltajes alternos que dependen de la velocidad a la que va la bicicleta.

El grupo de estudiantes tuvo entonces que considerar distintas variables para armar ese circuito intermediario entre el dínamo y el celular: primero, se debía convertir el voltaje producido por el dínamo de alterno a continuo, y luego regular la salida del voltaje, ya que los celulares comerciales cargan a cinco voltios.

La mayoría de las partes utilizadas para el dispositivo salieron de galpones o rincones de las casas de los liceales. Con un par de piezas más, el grupo logró armar un dispositivo que carga el celular en tiempo real, mientras se pedalea. El tiempo de carga de un smartphone con el dispositivo para la bicicleta es el mismo que con un cargador de smartphones estándar. Uno de ellos, que consiguió un dínamo de 12 voltios, incluso logró hacer un cargador para una ceibalita.

Pero el desafío no terminó ahí. El profesor les planteó que, además de hacerlo funcionar, los estudiantes debían lograr que el cargador tuviera diseño. Entonces, utilizaron una impresora 3D que el Plan Ceibal donó al instituto hace un par de años para construir cajas de distintos colores.

Algunos profesores que ya estaban entrenados para el modelado de los dispositivos y el uso de las máquinas los ayudaron a llevar a cabo el proyecto. Los estudiantes, que habían diseñado el circuito, debían determinar qué tamaño debían tener las cajas, los orificios necesarios y elegir los colores.

Usos potenciales

Los usos potenciales para este tipo de proyectos son varios. El profesor vio esa idea aplicada en un plan para utilizar dispositivos similares en los aparatos públicos para hacer ejercicio en la ciudad de Buenos Aires. Una alumna del grupo propuso colocarlos en gimnasios y que, cuando se conectara un celular para cargarlo, el dínamo ejerza más fricción sobre la rueda para que cueste más pedalear. Otra estudiante encontró en el dispositivo una solución para sí misma: "Yo me voy al campo con mis padres y allá no tenemos luz, ¡me llevo esta bicicleta para allá!".


Populares de la sección