Sin sufrimiento por el roaming

El servicio de conexión a redes internacionales puede ser controlado si se sigue una serie de consejos para evitar las sorpresas desagradables de la factura del celular, luego de un viaje
Cada verano la alegría de un viaje se disipa apenas llega la factura del celular. El culpable: el roaming.

Los usuarios de smartphones están acostumbrados a pasar, en promedio, más de tres horas al día frente a la pantalla. No obstante, estar de vacaciones no significa que consigan estar menos conectados. A las llamadas a casa se le suman la búsqueda de información de paseos o la consulta de mapas o de traductores.

El roaming, servicio que habilita la conexión del teléfono a redes internacionales y permite que se reciban y se realicen llamadas (y se conecte a Internet) desde cualquier parte del mundo, puede costar mucho dinero, Para evitar que el consumo se convierta en un disgusto, Cromo ofrece una serie de consejos.

Contratar una operadora de prepago local


Una alternativa es comprar una tarjeta SIM de prepago en el lugar donde se disfrutarán las vacaciones. Lo único que se necesita es un teléfono desbloqueado (y ojo que en Uruguay algunas compañías no los dan bloqueados). Una vez colocada se podrá usar como si se fuera un local más; hay que asegurarse de elegir un plan que cubra las necesidades de datos.

Una desventaja es que no se tendra acceso al número tradicional y se tendrán que reconfigurar algunos servicios como la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp.

Bloquear los datos móviles


La mayoría de los smartphones tiene la opción de bloquear los datos móviles. Esto significa que si el usuario quiere consultar internet en el extranjero, primero hay que activar el roaming de datos.

Si se viaja con niños, es mejor desactivar de forma manual el acceso a todo tipo de redes. Y es mejor evitar cualquier cosa demasiado pesada como el streaming de música y videos, o la descarga de juegos.

Conectarse a redes públicas


Al igual que uno se decide según la pinta de la habitación o del baño, se puede seleccionar hoteles con servicio de wifi gratuito. También se puede aprovechar el servicio en bares y restaurantes y otros puntos de acceso sin gastar un dólar. Esto permitirá eliminar los costos de conexión a internet mientras se planifican los paseos del día.

Chatear en vez de llamar


Mientras se esté usando una red wifi abierta, se debe aprovechar para comunicarse a través de mensajería instantánea, o para realizar llamadas a través de servicios como Skype o Google Hangouts.

Usar aplicaciones sin necesidad de internet


Hay que descargar de antemano todas las aplicaciones que sean útiles durante el viaje y que permitan trabajar sin conexión a internet, como guías de viaje, para realizar traducciones o servicios de mapas. Un buen ejemplo es CityMaps2Go.

Controlar el consumo de datos


Existen diversas aplicaciones que controlan el consumo de datos y que permiten racionalizarlo al limitar ciertos usos.

Traffic Monitor, My Data Manager o 3G Watchdog, entre otras, miden el tráfico y advierten si se está alcanzando un límite dañino para el bolsillo (todas disponibles para iOS y Android).


Comentarios