Sergio Olivieri llega a la final del History Channel

La idea del concursante uruguayo fue la más votada; el ganador se definirá el 7 de diciembre

El concurso "Una idea para la historia" del canal History Channel, que se encuentra en su tercer edición, ya tiene a sus cinco finalistas y uno es el uruguayo Sergio Olivieri. El técnico en electrónica presentó un proyecto que ayuda a personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares y fue la más votada.

Un total de 328.138 votos recibió el concurso y los otros finalistas son Luis Mario González Venegas, de México, Jorge Leonardo Melo, de Colombia, Rodrigo Andres Quevedo Silva, de Chile, Diego Antonio Aguinsaca, de Ecuador.

"Una idea para la historia" promueve la participación de personas que propongan un cambio social. Para esta edición se repartirán U$S 140.000 entre los finalistas; el primer lugar obtendrá la suma de U$S 60.000.

Neuromodulación

El sistema creado por el Olivieri utiliza la neuromodulación en base al funcionamiento de neuronas espejo. Se trata de una clase de neuronas que se activan cuando un individuo observa una acción que es ejecutada por otro. "En otros lugares del mundo ya se utiliza este sistema pero es a través de electrodos o fármacos. Yo en cambio uso un sistema sensorial", explicó Olivieri a Cromo.

Las neuronas espejo envían señales que no permiten que el cerebro distinga si la acción que se está observando es realizada por una persona o por otra. Para ello, el cuerpo cuenta con sensores que indican quién realizó la acción.

Gracias a esta característica, Olivieri desarrolló un sistema por el que el paciente recibe un estímulo visual y sensorial relacionado, por ejemplo, con una extremidad sana, y se superpone la imagen sobre la dañada. De esta forma, al mover el miembro, la persona percibe una imagen proyectada en ambas extremidades.

En otras palabras: las imágenes grabadas de los movimientos que ejecuta la parte sana son repetidas y practicadas luego por la parte enferma como si se tratara de un espejo. El cerebro, sorprendido, comienza a enviar señales a la parte afectada por la enfermedad para estimular esa zona. "Es increíble. Tiene resultados positivos. Las personas tienen recuperaciones importantes", sostuvo Olivieri.