Seis Silicon Valley del mundo

Empresas con ideas originales, negocios que se hacen populares y atraen a inversores, universidades que apoyan la investigación tecnológica y personas dispuestas a tomar riesgos son algunos de sus condimentos


En caso de no ver la imagen, hacé clic aquí

 

¿Qué tiene Silicon Valley que no tenga yo? Deben de preguntarse muchas ciudades en el mundo. Es que, según la revista Forbes, “la tecnología es el nuevo petróleo” y esa es la razón por la cual en todas partes del mundo se está intentando replicar el modelo de la costa oeste estadounidense.

Se la conoce como la meca de la tecnología, que, como tal, inspira fanatismos. Hay quienes dicen incluso que nunca va a haber nada como Silicon Valley. La actual sede de empresas como Facebook, Google, Apple o Hewlett-Packard tiene algo más que oficinas de algunas de las compañías tecnológicas más importantes. Tiene personajes célebres, nuevos proyectos, universidades (como Berkeley y Stanford) y fondos estatales para la investigación.

Según la revista Slate, la clave está en el nombre pegadizo. En un artículo que también reúne a las Silicon Valley del mundo, muestran cómo el deseo de parecerse al original lleva a nombres no tan distinguidos. Entre ellos, Silicon Alley, Chilecon Valley, Silicon Wadi, y la lista sigue.

Algunos hablan de su historia (Silicon Valley es la comunidad tecnológica más antigua del planeta), otros del lugar geográfico en que está ubicado e incluso de la cultura. El periodista y autor de varios libros sobre tecnología Michael Malone, dijo a la cadena BBC que esta cultura se caracteriza por ”la toma de riesgos, el multiculturalismo y el ser meritocráticos y emprendedores”.

Uruguay está lejos de tener un Silicon Valley propio, pero sí hay algunos sitios en los que se busca fomentar el desarrollo, por ejemplo, dando impulso a los pequeños emprendimientos, como en la incubadora Ingenio, ubicada en el LATU, donde hay varias empresas tecnológicas instaladas.

Cualquiera sea el motivo que hace a la costa oeste estadounidense tan especial, el hecho es que todos en el ambiente tecnológico lo ven como un modelo. Decir que un lugar es “el próximo Silicon Valley” se ha vuelto un hábito para cada vez que una ciudad o lugar llaman la atención por sus logros tecnológicos.

Aunque ninguno compita con el original, Cromo recopiló seis lugares que, por alguna de sus cualidades, vale la pena conocer e incluir en el mapa tecnológico.

 



Tel Aviv

Esta ciudad y las zona que la rodean es conocida como Silicon Wadi, e Israel es considerado el segundo centro tecnológico del mundo. De hecho, se la llama la “nación startup“, por todas las empresas que nacen y crecen hacia el exterior. En concreto, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, allí surgen 500 emprendimientos tecnológicos por año. El servicio para crear páginas web en pocos pasos, Wix, es originario de este ecosistema y varios de los gigantes tecnológicos como Intel, Microsoft y Google tienen bases en el país. El desarrollo tecnológico de Israel es un complemento a su territorio de pocos recursos naturales y sus pocos años de vida, los cuales han estado marcados por las guerras. Este país ha logrado explotar al máximo su capital humano en pro de la tecnología en gran medida impulsados por el Ejército, la necesidad de protegerse contra amenazas y la mentalidad de disciplina y eficiencia impuesta por el servicio militar obligatorio a una temprana edad.





Londres

TweetDeck, Last.fm, Summly y TransferWise son todos emprendimientos surgidos en la capital inglesa. El epicentro tecnológico se encuentra al este de Londres y se llama Silicon Roundabout. Allí tienen sede empresas como Amazon o Google y, según el diario británico The independent, 16 mil compañías se instalaron allí solo en 2013. Lo más llamativo de esta ciudad es que el crecimiento del sector tecnológico surgió en pocos años. Entre 2010 y 2013, la inversión en tecnología en Londres creció 41%, según el Dow Jones Venture Source, y se espera siga creciendo en los próximos años.





Berlín

Soundcloud, la página para compartir música, es una de las empresas que tiene su sede en este país y lo mismo ocurre con ResearchGate, la red social para científicos. Sin embargo, ninguna de estas es alemana. Es que una de las características principales de Berlín es que brinda oportunidades a los emprendedores sin importar la nacionalidad. Según proyectan,la ciudad apodada Silicon Allee tiene todas las características para que su ecosistema de empresas tecnológicas crezca. Aunque es mucho más joven que Londres, Berlín ofrece varios espacios de coworking y encuentro, inversores, buenas universidades y bajos precios en alquileres.





Bangalore

Recientemente, LinkedIn publicó un estudio que reveló que más programadores se mudan a esta ciudad que a Silicon Valley. La razón, explicó luego Forbes, es que todo es más barato en la India y las empresas están apostando a contratar empleados cada vez más jóvenes. Según dicha revista, Bangalore es un centro de prosperidad de emprendimientos nuevos, incluyendo algunos que se mudaron desde la costa oeste estadounidense. Según pronosticó el secretario de tecnología de la región, Srivatsa Krishna, Bangalore será el lugar con más trabajadores en tecnología del mundo para 2020.





Boston

Según la cadena BBC, esta ciudad es la única que le pelea con seriedad a Silicon Valley el puesto de sede tecnológica dentro de Estados Unidos. La concentración de universidades (85 en total), como Harvard y MIT, han tenido una histórica influencia sobre el gen inventor del lugar. Mark Zuckerberg, por ejemplo, creó Facebook en Harvard, y Dropbox, el servicio de almacenamiento en la nube, nació en esa cuidad. El gran desafío es hacer que los genios que allí surgen se queden, en vez de mudarse al oeste del país.





Santiago de Chile

En contraposición con las duras leyes inmigratorias de Estados Unidos, que impiden a los emprendedores tecnológicos poner allí sus propios negocios, Chile abrió sus puertas de par en par. Start-Up Chile es un programa promovido por el gobierno que busca atraer emprendimientos de todo el mundo para que se desarrollen allí. Las subvenciones de US$ 40 mil y visas por un año han inspirado a otros países de la región, aunque todavía tienen varios obstáculos por superar.


Comentarios