Seis mil billones de choques de protones

Luego de tres años, el Gran Acelerador de Hadrones del CERN terminó la primera ronda de colisiones de protones, un proceso que permitió observar el bosón de Higgs o "partícula de Dios"
El Gran Acelerador de Hadrones (LHC) del CERN, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas, concluyó este lunes la primera ronda de colisiones de protones, un proceso que ha durado tres años, en los que se han producido seis mil billones de choques, que permitieron la observación de una partícula muy parecida al buscado bosón de Higgs, clave para explicar el Universo.

Durante estos tres años y estos miles de billones de colisiones, dos detectores de los cuatro que controlan lo que sucede en el interior del LHC (un anillo de 27 kilómetros de circunferencia, localizado a entre 50 y 150 metros bajo tierra) han detectado 5.000 colisiones "de interés".

De éstas, solo 400 choques produjeron resultados compatibles con partículas similares al bosón de Higgs, cuyo descubrimiento fue anunciado el pasado julio.

"El trabajo del LHC ha superado todas las expectativas en los últimos tres años. El acelerador produjo 6.000 billones (de colisiones) y la luminosidad ha seguido creciendo. Es un logro fantástico", señaló, citado en un comunicado, el director del acelerador, Steve Myers.
El trabajo del LHC ha superado todas las expectativas en los últimos tres años. El acelerador produjo 6.000 billones (de colisiones) y la luminosidad ha seguido creciendo. Es un logro fantástico", señaló el director del acelerador, Steve Myers

Los choques se iniciaron a bajas energías y fueron aumentando paulatinamente, hasta que este lunes los dos haces circulaban a una energía de 4 TeV (teraelectronvoltios), por lo que los choques se produjeron a una energía de 8 TeV.

Pero no solo se ha mejorado en el aumento de la energía, sino que los científicos del CERN han logrado aumentar el número de protones en cada haz.

Los haces están compuestos por grupos de protones y se ha logrado reducir a la mitad el espacio entre estos, por lo que se ha duplicado el número de grupos y, por consiguiente, también se ha multiplicado la cifra de protones en el interior del haz.

"Este nuevo logro augura buenos resultados para la próxima ronda en 2015. Haces a alta intensidad son esenciales para el éxito del LHC. Haces más intensos significan más colisiones y más posibilidades de ver fenómenos raros", aseveró Myers.

El acelerador no producirá más choques de protones hasta el 2015.

De todas formas, el LHC no se paralizará totalmente hasta finales de enero de 2013, porque durante tres semanas del primer mes del año se colisionarán protones con iones de plomo, un experimento que permite profundizar en el estudio de lo que pasó instantes posteriores al Big Bang.

Estos choques permitirán seguir estudiando la estructura de la materia en condiciones de alta energía, algo esencial si se quiere averiguar el origen del universo.

Una historia de colisiones


En setiembre, se colisionaron por primera vez en el LHC los protones con estos núcleos pesados y, a pesar de la complejidad técnica, el experimento se realizó con éxito.

Tras estos choques de protones e iones, el gran acelerador se paralizará totalmente hasta finales del 2014, un periodo durante el cual se harán las modificaciones necesarias para que puedan realizarse colisiones de protones a una energía de 13 TeV (6,5 TeV por haz).

Se espera que una vez se produzcan colisiones a altas energías se puedan observar otro tipo de fenómenos que confirmen definitivamente la existencia del bosón de Higgs, conocido como la "partícula de Dios", la pieza que falta para explicar por qué las partículas adquieren masa, que es la base del actual modelo estándar de física.

Comentarios