Seis claves para entender el Pantanal brasileño

La región es uno de los mayores humedales del planeta y fue reconocida como santuario por Unesco debido a su riqueza en fauna. Pero, ¿qué es?


Reconocido como Reserva de la Biosfera por la Unesco y santuario único de una riquísima fauna salvaje, el Pantanal es uno de los mayores humedales del planeta, con una extensión de 210.000 km2.

¿Qué es un humedal?


Los humedales son ecosistemas influenciados por las inundaciones. Los ríos de la región inundan cada año el 80% del Pantanal. El proceso comienza en noviembre con el inicio de la época lluviosa.

Este sistema crea una enorme concentración de vida animal. Los peces retenidos en lagunas y áreas inundadas atraen una gran variedad de aves.

¿Dónde está el Pantanal?


Aproximadamente el 80% del Pantanal se encuentra en el centro oeste de Brasil, en los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, aunque también se extiende al norte de Paraguay y este de Bolivia, donde se lo conoce como el Chaco.

¿Cuál es su interés ambiental?


Según el ministerio de Medio Ambiente brasileño, el Pantanal alberga 463 especies de aves, 132 de mamíferos, 263 especies de peces, 113 de reptiles, 41 de anfibios y más de 2.000 de plantas. Por sus características, conservación y cantidad de masa vegetal y animal, muchas especies amenazadas en otras regiones de Brasil existen en números considerables en el Pantanal, como el pájaro gigante tuyuyú que puede medir 1,5 metros.

A pesar de la expansión de la ganadería, que tiene más de 200 años en esta región, el Pantanal mantiene más de 85% de su cobertura vegetal nativa, con influencia de sabana y muy frondosa en áreas junto al río.

El Pantanal fue reconocido en el 2000 como Reserva de la Biósfera por la Unesco.

Algunos animales del Pantanal


Jaguar (Panthera onca): es el mayor felino de las Américas, en peligro de extinción. Se considera que el jaguar del Pantanal llega a pesar 200 kilos, se alimenta de 85 especies de este ecosistema, donde se considera que hay una mayor concentración de jaguares. Suele habitar en los márgenes del rio Paraguay, donde se tornó un excelente nadador.

Anaconda Amarilla (Eunectes notaeus): llega a medir 4,5 metros, se alimenta de aves, peces y pequeños mamíferos.

Jabirú o Tuyuyu (Jabiru mycteria): ave símbolo del Pantanal, con hasta 1,5 m de altura.

Nutria gigante (Pteronura brasiliensis): puede llegar a pesar 30 kilos. Se estima que en el Pantanal haya 10% de la población total de estas nutrias presentes en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam y Venezuela.

Surubí pintado (pseudoplatystoma coruscans): de hasta un metro, uno de los peces favoritos para los pescadores en el Pantanal.

Capibara (Hydrochoerus hydrochaeris): el roedor de mayor tamaño del mundo, vive cerca del agua, principalmente en grupos.

Oso hormiguero gigante (Myrmecophaga tridactyla): tiene el hocico alargado y una lengua de 60 cm.

Caimán del Pantanal (Caiman yacare): mide hasta 2,5 metros, se alimenta de peces, aves y pequeños mamíferos.

¿Cuál es su interés turístico?


El Pantanal surgió como una meca de la pesca. La gran concentración de fauna y flora también se traduce en un gran número y abundancia de peces. Los favoritos son el pintado y el dorado. Poco a poco está ganando espacio un turismo más interesado en la observación de fauna y sus riquezas naturales, y la pesca deportiva, ya que el gobierno ha ido aumentando las restricciones.

Por sus características, el Pantanal atrae un enorme número de aves y animales y es más fácil de observar la fauna silvestre que en cualquier otro lugar de Brasil, incluida la Amazonía, especialmente en la época seca, de julio a setiembre, porque las especies se congregan en las lagunas que se forman tras las inundaciones.

La principal actividad económica es la pecuaria. La segunda la pesca. El turismo está ganando espacio.

¿Cuáles son las principales amenazas a este hábitat único?


El Pantanal es frágil porque depende de un ciclo hidrológico regular. Cualquier alteración, incluso a miles de kilómetros donde nacen los acuíferos que lo alimentan, altera su biodiversidad.

Las principales amenazas derivan de la actividad humana: la expansión de la agricultura en áreas cercanas a sus ríos y de pesticidas, agropecuaria no sostenible, proyectos de infraestructura (como hidroeléctricas, hidrovías), deforestación e incendios. Apenas un 4,4% del Pantanal está protegido por algún tipo de unidad de conservación pública.

Populares de la sección

Comentarios