Seca y envejecida: la Tierra en 2050

Un informe describe cómo será el mundo cuando en menos de cuatro décadas albergue a 9,2 mil millones de personas
El planeta lúgubre de películas futuristas parece que se hará realidad en 2050, año en que el mundo se convertirá en un lugar caliente, superpoblado y escaso de combustible.

Así lo indica un reporte publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde se ilustra un panorama desalentador para dentro de menos de cuatro décadas, basándose en tendencias globales.

El estudio predice una población mundial de 9,2 mil millones de habitantes, lo que generará un Producto Bruto Interno (PBI) cuatro veces mayor al actual. Pero soportar este crecimiento requerirá 80% más de energía. Y con 85% de la matriz energética todavía dependiente de los combustibles fósiles, serán el carbón, petróleo y gas los que hagan la diferencia.

En caso de cumplirse estas predicciones, el reporte advierte que el resultado será un “encierro” del calentamiento global, con un aumento de 6º C para fin del siglo. Junto a otros efectos del crecimiento de la población mundial sobre la biodiversidad, el agua y la salud, la degradación del medioambiente traerá consecuencias que “podrían poner en peligro dos siglos de crecientes niveles de vida”, se advierte.

Ciudades apretadas


Los centros urbanos sufrirán las peores consecuencias del crecimiento mundial. Es que en 2050 70% de la población vivirá en pueblos y ciudades, comparado con el 50% actual.

A diferencia de lo que ocurre ahora, serán los centros con menos de medio millón de habitantes, antes que las más pobladas, las que presentarán un crecimiento más rápido para 2050. Por otro lado, se proyecta que la población rural mundial decrezca en 600 millones de personas.

Si bien se predice que el crecimiento económico será casi universal, la participación de los países de la OCDE decrecerá de 54% en 2010 a por debajo de 32% en 2050. La participación de las naciones de BRIICS (Brasil, Rusia, India, Indonesia, China y Sudáfrica) será un poco superior, del entorno del 40%.

Mientras el PBI de China superará al de Estados Unidos en 2050, lo mismo hará India en menos tiempo (2038), asegura el informe.

Envejecimiento


Un cuarto de la población de los países de la OCDE tendrá más de 65 años ya a mitad de siglo. Las poblaciones de China e India también envejecerán y el informe incluso predice que la fuerza de trabajo de China se contraerá.

Las poblaciones de Japón y Corea, así como de otras partes de Europa, decrecerá, aunque la tendencia no será la misma en Canadá y Estado Unidos. En los países norteamericanos se proyecta que la inmigración mantendrá el crecimiento de la población.

Cuando los últimos sean los primeros


Pero tal vez la predicción más llamativa sea la del crecimiento de la población de los países que no pertenecen ni a la OCDE ni al BRIICS. En “el resto del mundo”, como lo denomina el informe, se espera que la población crezca un promedio de 1,3% por año.

Entre 2030 y 2050, los países de África Subsahariana verán tasas de crecimiento más altas, que rondarán el 6% anual, frente a un 2% para los países de la OCDE.

El boom se deberá en parte al rápido crecimiento de la población joven del continente africano que, aún así, seguirá siendo el menos saludable en el mundo.

Energía insuficiente


Los combustibles fósiles continuarán siendo más baratos que las fuentes de energía renovable. El informe predice un crecimiento anual de 0,5% del consumo de petróleo y de 1,8% para el carbón y gas natural.

Sin embargo, se espera que la producción de petróleo y gas alcance su nivel más alto en 2050, debido al agotamiento de la fuente.

Este no será el caso del carbón. Las regiones ricas en este mineral coinciden con las áreas de fuerte crecimiento económico. A su vez, se proyecta que la energía nuclear, los biocombusitbles y fuentes de energía renovable crezcan sostenidamente.

Más calor y más muertes


De la mano del incremento de consumo de energía vendrá el aumento de energía orientada a las emisiones de dióxido de carbono (70% más) y un crecimiento global de emisiones de gas de efecto invernadero (50%).

Los niveles de contaminación del aire serán la causa principal de mortalidad prematura en todo el mundo, superando a los de contaminación del agua y falta de salubridad. Ascenderá a 3,6 millones de muertes por año, sobre todo en China e India.

El agua escasea


Los recursos naturales del planeta sufrirán una tensión sin precedentes, cuando la demanda de agua crezca en 55% en 2050, incluyendo un aumento del 400% en la demanda de agua embotellada.

Y si bien el número de personas con acceso a “agua mejorada” debería crecer, el informe proyecta que para ese año 1,4 mil millones de personas no contarán con condiciones de sanidad básicas. Porque “mejorada” no es lo mismo que “suficientemente buena”.

El informe advierte que la acción inmediata no solo tiene sentido para el medioambiente, sino también para la economía. Aunque los datos son muchos, el mensaje de la OCDE es uno solo: la inacción ya no es aceptable.

Acerca del autor

Comentarios