¿Se ha recuperado la octava maravilla del mundo?

Descubren posible localización de las míticas Terrazas Blancas y Rosas gracias a un documento del siglo XIX

Las Terrazas Blancas y Rosas, el monumento neozelandés que se creía destruido por la erupción volcánica del Monte Tarawera en 1886, podrían haber sido reencontradas.

Ubicadas a orillas del lago Rotomahana, las terrazas se formaron a través de grandes cantidades de bicarbonato de calcio arrastradas por el agua caliente. Luego se precipitaron en forma de carbonato cálcico creando extensas capas de caliza y travertino.

Consideradas como la "octava maravilla del mundo", se creía que el monumento se había perdido el 10 de junio de 1886, cuando el Monte Tarawera entró en erupción. El cráter quedó entonces rellenado por el agua del lago.

Durante años, investigadores han realizado una búsqueda intensiva de estos restos, y un documento que data del siglo XIX podría haber hecho un gran avance.

Recuperado en 2010 de una colección museística, un diario del doctor Ferdinand von Hochstetter, geólogo del siglo XIX, ha sido recientemente revisado por un bibliotecario y un historiador, llegando a la conclusión de que describe con precisión la ubicación del mítico lugar.

Estimando un margen de error apenas unos 35 metros, los investigadores han solicitado a las autoridades que inicien una expedición geológica para confirmar la veracidad de lo planteado por el documento.