Se aproxima un asteroide navideño

Se cierra un año con varias coincidencias astronómicas con la visita de este cuerpo celeste
Con un nombre tan poco simpático como 163899 o 2003 SD220 un asteroide descubierto en 2003 que viaja a 7,84 kilómetros por segundo se aproximará a la Tierra el próximo 24 de diciembre. Será la vez que el asteroide clasificado como NEO (sigla en inglés para Objeto Próximo a la Tierra) estará más cerca: a una distancia de 11 millones de kilómetros, según la web del Programa de NEO de la agencia espacial estadounidense, NASA.

Tiene un diámetro de entre 1,1 y 2,5 kilómetros y lo más cerca que estará de la Tierra equivale a unas 28 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna. Por lo tanto, no existe ningún peligro potencial para la Tierra, como tampoco lo hubo con “Gran Calabaza” (2015 TB145), el asteroide que se aproximó el pasado mes de noviembre, en coincidencia con la fiesta de Halloween. A su vez, la noche del 25 de diciembre tendrá como protagonista a la Luna, que por primera vez en el siglo XXI estará llena en esta fecha de celebración.

La distancia a la que pasará el asteroide hará imposible observarlo a simple vista. Solamente con cálculos previos y un radiotelescopio como el del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico, se podrá ver. Los investigadores ya han estado observando a este asteroide desde Puerto Rico y California.
De hecho, lo más relevante de la aproximación de 2003 SD220 es que puede ofrecer un eco de radar suficientemente bueno para que el grupo estadounidense que se dedica a su estudio pueda intentar determinar su forma, densidad, masa y otra información invaluable para entender su estructura interna. Lo que se aprenda del asteroide será esencial en el futuro, puesto que la NASA espera enviar humanos a un asteroide en las próximas décadas.

Según reportaron investigadores de la NASA, esta aparición es la primera de otras cinco oportunidades en las que el asteroide pasará cerca de la Tierra, que ocurrirán en los próximos 12 años.

Escala de riesgo


De los más de 600.000 asteroides de los que se tiene constancia en el sistema solar, unos 12.000 están catalogados como NEO.

Se ganan esa denominación si su órbita está a menos de 50 millones de kilómetros de la Tierra, aunque existe otra clasificación: los Asteroides Potencialmente Peligrosos (conocidos como PHA en sus siglas en inglés), más cercanos. Estos asteroides tienen órbitas “cercanas” –en términos astronómicos– a la Tierra, de unos ocho millones de kilómetros, y diámetros de más de 100 metros.
A estos cuerpos se les hace un seguimiento más estricto y se evalúan las probabilidades de impacto: el del día 24 no las tiene.Si bien se han reportado riesgos de terremotos y otros fenómenos naturales, científicos en todo el mundo han desmentido los rumores.

Hay diferentes escalas que miden la “gravedad” de los NEO/PHA, como la Escala de Turin (con diez niveles), que tiene en cuenta el tamaño y la cercanía. Desde que funciona (año 2000), ningún asteroide ha sobrepasado el nivel 1; la probabilidad de impacto existe, pero no hay que ser alarmista, insisten los expertos.

La noche más corta

Entre el 21 y el 22 de diciembre ocurrió la noche más corta para el hemisferio sur. Es que para las 01:48 de la madrugada de hoy estaba previsto el solsticio de capricornio, que marca el comienzo del verano. Los solsticios son los dos momentos del año en que el Sol alcanza el punto de mayor o menor altura aparente en el cielo. Cuando está en su máxima altura ocurre el solsticio de verano, lo que corresponde con el día más largo, y cuando está en su mínima altura es el solsticio de invierno, que coincide con el día más corto.


Fuente: En base a EFE

Populares de la sección