Sao Paulo prohíbe la crianza de animales para la extracción de piel

El objetivo de la ley es preservar "a los animales usados en la industria de abrigos"
El gobierno de Sao Paulo prohibió la crianza de animales como chinchillas o conejos con el único objetivo de extraerles la piel, una nueva medida en defensa de los animales en este estado brasileño.

La ley fue sancionada el martes por el gobernador del estado Geraldo Alckmin y publicada el miércoles en el diario oficial local.

Según el proyecto de ley, "los animales criados para este fin son mantenidos en jaulas tan pequeñas que no permiten siquiera que se muevan adecuadamente", sometidos además a malos tratos y estrés. "Toda esta crueldad hace de la moda que usa pieles de animales inmoral e injustificable", asegura el texto.

Según el sitio web del gobierno paulista, Brasil es uno de los mayores productores de chinchilla en el mundo, detrás de Argentina.

El objetivo de la ley es preservar "a los animales usados en la industria de abrigos y accesorios como conejos, zorros, visones, tejones, focas, coyotes, ardillas y, en mayor número, chinchillas", señaló el gobierno paulista.

La nueva normativa establecerá multas por animal de más de US$ 4.100 para quienes no la cumplan. En caso de reincidencia, el valor de la multa se duplicará.

Cada piel de chinchilla cuesta unos US$ 60 y, para un abrigo a la altura de la rodilla, se necesitan unos 200 animales, explica la prensa brasileña. Para fines industriales, el pelo es lo único que se utiliza de la chinchilla.

Apocalípticos e integrados


La ley no fue bien recibida por criadores de estos animales. Según reportó el diario Folha de Sao Paulo, en una hacienda en el interior del estado se comenzaron a matar a 1.500 hembras de esta especie para evitar su reproducción.

"Treinta mil chinchillas van a morir por causa de esa ley", dijo Carlos Peres, presidente de la asociación de criadores de chinchilla, citado en ese diario antes de la aprobación de la ley. "El proyecto va a ser aprobado. Para nosotros se acabó", sentenció.

A mediados de octubre un grupo de activistas del Frente de Liberación Animal invadió un criadero de chinchillas y rescató a unos 100 animales. En octubre de 2013, un grupo de activistas invadió un laboratorio farmacéutico también en el interior de Sao Paulo y rescataron a perros que eran usados para pruebas de estos productos.

En enero de este año Sao Paulo ya prohibió el uso de animales en pruebas de la industria de productos cosméticos, perfumes y de higiene personal.

Acerca del autor

Comentarios