Santander, un ejemplo de ciudad inteligente

Estacionar ya no es un infierno, el camión de la basura pasa solo cuando es necesario y nadie riega sobre mojado

En Santander, norte de España, estacionar ya no es un infierno, el camión de la basura pasa solo cuando es necesario y nadie riega sobre mojado, gracias a tecnologías inteligentes ensayadas en colaboración con smart cities de todo el planeta.

En el centro de esta pequeña ciudad, de majestuosas fachadas con grandes ventanales orientados al mar Cantábrico, 400 sensores enterrados en la calle vigilan las plazas de aparcamiento libres y ocupadas.

En las intersecciones, paneles luminosos informan al automovilista si hay lugar para estacionar. Desde hace poco, puede verlo también en un GPS.

"Una aplicación permite además pagar con el teléfono móvil y cuando se te acaba el tiempo puedes ampliarlo directamente sin bajar a poner monedas", explica Cristina Muñoz, periodista de 32 años que utiliza "mucho el coche".

Cuando Luis Muñoz, investigador de la Universidad de Cantabria (UC), propuso en 2009 a responsables municipales construir una ciudad inteligente, lo primero que dijeron fue: "Tenemos un gran problema con el estacionamiento", recuerda.

Aquel proyecto pionero convirtió Santander en un laboratorio, gracias a financiación de la Comisión Europea y de universidades tan lejanas como la de Melbourne, mediante la instalación de casi 20.000 sensores para 175.000 habitantes.

santander afp2.JPG

Con un tamaño ideal para experimentar, ahora es la ciudad más conectada de Europa "en términos de infraestructura desplegada", asegura Luis Muñoz, mientras recibe a una delegación llegada de Singapur, una de las ciudades que, como Boston en Estados Unidos o Aarhus en Dinamarca, se interesaron en colaborar con ellos.

En un momento en que urbes como Londres, Tel Aviv o Barcelona están integrando tecnología inteligente, este banco de pruebas español participa en una docena de proyectos internacionales.

Sensores en contenedores de residuos inorgánicos avisan cuando están llenos para su recogida. Con 180 días de lluvia anuales, la irrigación de los parques se activa únicamente si el suelo está seco. Y próximamente sus elegantes farolas de hierro forjado reducirán la intensidad lumínica cuando no pase nadie.

Pero estos ojos siempre abiertos sobre la ciudad suscitan también debate sobre la protección de datos individuales y la seguridad contra ciberataques, reconoce el alcalde, Íñigo de la Serna. Incluso, sobre el posible impacto de las ondas wifi en la salud.


santander afp4.JPG

Cada vez más inteligente

Con su perenne sonrisa, Ángel Benito ordena el escaparate de su zapatería. Sobre el cristal, hay un código QR que este comerciante de 49 años fue el primero en colocar en 2012.

Ahora existen 1.500 en la ciudad, que, escaneados con un teléfono móvil, ofrecen información sobre cada tienda y un enlace a su venta en línea.

"El cliente conoce nuestro horario, nuestros productos (...) promociones puntuales", dice, recordando que le sirvió incluso para vender zapatos a un turista que visitó Santander en domingo.

Una aplicación de realidad aumentada permite localizar comercios, transportes, bibliotecas o ambulatorios en la zona con un simple pantallazo del teléfono. Otra informa a los usuarios de su consumo de agua en tiempo real, y envía una alerta a su móvil en caso de fuga.

Pero investigadores y empresas no son los únicos en desarrollar utilizaciones.

La universidad organiza encuentros con los ciudadanos para escuchar sus ideas y ayudarlos a realizarlas, como una embarazada que creó una aplicación para definir rutas óptimas con el carrito del bebé o un vecino que desarrolló un localizador de paradas de taxis para relojes inteligentes.

No obstante, la mayoría de santanderinos desconocen la vida inteligente de esta ciudad constantemente sobrevolada por chillonas gaviotas.

santander afp3.JPG

Algunos utilizan solo una aplicación que indica la hora de paso de un ómnibus por su parada. Otros, ni eso.

"Lo tienen que dar más a conocer, porque yo no tenía ni idea, y la gente mayor, que es la que más usa autobuses tampoco lo va a conocer", lamenta Marina García, estudiante de 19 años que espera en una parada con su abuela.

Los habitantes ignoran también que conectándose a la supercomputadora Altamira de la UC, investigadores japoneses de Osaka experimentan actualmente con sensores de Santander.

Esta colaboración "nos permite utilizar tecnologías que ellos tienen y nosotros no", dice Muñoz.

Todo para alcanzar verdadera inteligencia: "por ejemplo, si hay una rotura del suelo, la ciudad inteligente debiera incrementar la luz en esa calle, enviar una alarma a los ciudadanos, desviar el tráfico automáticamente" sin intervención humana, concluye el alcalde.


Fuente: AFP

Populares de la sección