Samsung culpa a un "pequeño defecto" por las explosiones del Note 7

El error puso a los polos negativo y positivo de las baterías en contacto, lo que provocó un calor excesivo

Samsung culpó a un defecto de fabricación de baterías de "menor importancia" que provocó la retirada global de sus teléfonos Galaxy Note 7 del mercado, y está buscando más tiempo para investigar la causa detrás de su crisis más profunda en años.

La compañía surcoreana expuso los resultados preliminares en un informe de la agencia de estándares de tecnología del país, que no había sido previamente publicado. Los resultados iniciales indican un error en la producción que hacía que se ejerciera presión sobre las placas contenidas dentro de las células de la batería. Eso, a su vez, puso a los polos negativo y positivo en contacto, lo que provocó un calor excesivo. Samsung sin embargo destacó que es necesario llevar a cabo un análisis más a fondo para determinar "la causa exacta" de los daños a la batería.

Mientras que los ejecutivos se han referido públicamente a "deslices" en la fabricación, el informe de Samsung entró en más detalles acerca de las posibles deficiencias en el diseño de la batería. La compañía se las ha rebuscado para contener las consecuencias después de 35 casos de combustión de Galaxy Note 7, con 17 de los casos reportados en Corea del Sur. Se decidió una retirada completa de su teléfono inteligente del mercado, a pesar de que significaba ceder su ventaja inicial sobre el último iPhone de Apple.

"Incluso antes de que tengamos el resultado final de la investigación, tenemos la intención de establecer y llevar a cabo las mejores maneras de cuidar a nuestros clientes", dijo la compañía en su informe del 2 de setiembre a la agencia, un organismo regulador que fija las políticas como parte del Ministerio de Comercio, Industria y Energía en Corea del Sur. "Actualmente estamos investigando el tema de la batería en cooperación con los fabricantes de baterías".

Samsung SDI Co. fue el proveedor principal de la batería del Note 7, según una persona con conocimiento del asunto. Los analistas afirmaron que el afiliado hizo la mayoría de las baterías defectuosas.

El Note 7 había sido uno de los teléfonos con mejores críticas de Samsung antes de que la compañía lo sacara del mercado. Samsung perdió US$ 22 mil millones en valor de mercado durante dos días, a medida que reguladores, líneas aéreas y la propia empresa advirtieron contra el uso de los dispositivos.

La compañía dijo que alrededor de 2,5 millones de teléfonos habían sido enviados antes de la retirada de los consumidores y los transportistas. Los Note 7 con nuevas baterías deberían estar disponibles después del 19 de setiembre. Un funcionario de la distribuidora de Corea, KT Corp., dijo que el número de clientes que pidió reembolsos del Note 7 es relativamente pequeño hasta el momento, sin dar más detalles.
Fuente: Yoolim Lee y Sohee Kim, Bloomberg