Rumbo a la pastilla para hombres

Un método anticonceptivo logró regular de forma reversible y sin hormonas la producción de espermatozoides en ratones
Más de 100 millones de mujeres usan la píldora anticonceptiva. Ahora, los hombres están un paso más cerca de tener una píldora que les permita protegerse de la misma forma, sin efectos significativos para su salud.

En realidad, los investigadores se acercaron a uno de los principales objetivos de la medicina moderna, la píldora anticonceptiva masculina, sin siquiera buscarlo. Los científicos del Instituto de Cáncer Dana-Farber, Estados Unidos, estaban tras un anticancerígeno, otra de las metas de la investigación en el rubro. Sin embargo, dieron con una sustancia que disminuye la espermatogénesis, es decir, la producción de espermatozoides sin tratamiento hormonal y con resultados reversibles.

Por lo pronto, el estudio publicado en la revista especializada Cell recién demostró ser efectivo en ratones. Siendo positivos, pasarán años antes de que se realicen ensayos clínicos, se perfeccione la fórmula y se produzca de forma masiva una pastilla que esté a la venta en el mercado. No obstante, es el avance más significativo hasta la fecha en la materia.

Ellos y ellas

“La manipulación hormonal de la fertilidad femenina es uno de los descubrimientos más importantes de la medicina moderna”, dijo Bradner a la revista The Atlantic. Sin embargo, métodos similares no son bien tolerados en los hombres.
La molécula JQ1 produce una rápida y reversible disminución del número y movilidad de los espermatozoides generando un fuerte efecto en la fertilidad”

Actualmente hay métodos anticonceptivos para hombres en la etapa de ensayo clínico que utilizan el tratamiento de hormonas. Pero, como explica la revista de ciencia New Scientist, “los tipos de hormonas que hacen a los hombres infértiles tienen efectos secundarios más graves que las utilizadas en la píldora femenina. Las hormonas pueden afectar la formación ósea y provocar alteraciones hepáticas”.

Los investigadores del Instituto de Cáncer Dana-Farber en colaboración con otros institutos como la Universidad de Oxford, Reino Unido, desarrollaron una molécula llamada JQ1, que inhibe una proteína específica de los testículos llamada BRDT, la cual es esencial para la fertilidad.

La molécula JQ1 “produce una rápida y reversible disminución del número y movilidad de los espermatozoides generando un fuerte efecto en la fertilidad”, explicó James Bradner, autor principal del estudio, según el diario español El Mundo.

La investigación demostró que, al discontinuar el tratamiento de JQ1 en ratones, las funciones reproductoras se restauraban sin inconvenientes. De hecho, los machos luego pudieron fertilizar hembras, las cuales dieron a luz crías totalmente sanas.

Según dijo a New Scientist Richard Sharpe, especialista en salud reproductiva masculina de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, “este es un enfoque refrescante y novedoso, y los estudios son de primera calidad y altamente convincentes”.

Y agregó: “El método empleado parece muy eficaz y completamente reversible, al menos en la relación a corto plazo. Y no hay efectos adversos obvios en las crías engendradas por los machos tratados después de haber sido sacado del tratamiento”.

Una nueva revolución en anticoncepción masculina se acerca.

Comentarios