Rumbo a la desaparición del chimpancé de laboratorio

Científicos del gobierno de Estados Unidos decidieron enviar cientos de estos simios usados para experimentación animal a un refugio nacional y desestimular económicamente este tipo de estudios
Científicos del gobierno acordaron que, con la excepción de 50 ejemplares, cientos de chimpancés enjaulados para investigaciones con fondos federales sean retirados de los laboratorios y enviados a un refugio nacional.

La propuesta de un comité del Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) también dice que todos los chimpancés que queden en los laboratorios deben tener abundante espacio para jugar y trepar.

El Grupo de Trabajo del Consejo del instituto aprobó esta semana la propuesta, que también dispone fuertes cortes en las subvenciones para estudiar a esos animales en los laboratorios y la eliminación de la reproducción de estos animales para investigación.

Los primeros huéspedes


Nueve ejemplares llegaron el martes al Refugio de Chimpancés en las afueras de Shreveport, Luisiana, provenientes del Centro de Investigación New Iberia, de la Universidad de Luisiana en Lafayette, que no tiene más contrato con las tareas de investigación del NIH. Se aguardaba la llegada de otros siete el jueves y de 95 en los próximos meses, dijeron funcionarios del refugio.

La agencia federal dijo en el 2011 que irá suprimiendo las investigaciones más invasivas a los chimpancés. La nueva recomendación de 86 páginas describe cómo deben mantenerse los chimpancés y lo que se necesitará para toda investigación futura. Estos simios solo podrán ser utilizados si no hay otros medios para estudiar una amenaza a la salud humana y la investigación deberá ser aprobada por un comité independiente con miembros del público, de acuerdo con la propuesta del Consejo, que será enviada al director del NIH después de un período de 60 días abierto para las opiniones públicas.
Por fin, nuestro gobierno federal comprende: un chimpancé no debería vivir en un laboratorio al igual que un ser humano no debería vivir en una cabina telefónica", dijo en una declaración el grupo activista PETA

Los defensores de los derechos de los animales se manifestaron complacidos por las recomendaciones. "Por fin, nuestro gobierno federal comprende: un chimpancé no debería vivir en un laboratorio al igual que un ser humano no debería vivir en una cabina telefónica", dijo en una declaración el grupo activista PETA.

El refugio de chimpancés fue creado en 80 hectáreas de un parque del distrito de Caddo, en Keithville, en el noroeste de Luisiana.

Kathleen Conlee, vicepresidenta de investigación animal de la organización Sociedad Humana de Estados Unidos, dijo estar decepcionada por la recomendación de que se mantenga en laboratorio a unos 50 chimpancés en el caso de que se aprueben nuevas investigaciones con esos animales.

"Pero me complace de que quede claro que deben mantenerse en mejores condiciones", afirmó. Los chimpancés deben estar en grupos de por lo menos siete, con unos 90 metros cuadrados de espacio abierto por cada uno de ellos, según la propuesta. El lugar incluir diversas superficies naturales y espacio suficiente como para trepar.

Comentarios