Robots, aliados en desastres humanitarios

Un humanoide de Corea del Sur demostró ser el más capaz para atender tareas de rescate

Robots creados en seis países, entre ellos Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, compitieron para demostrar destrezas para ayudar a atender desastres como el accidente nuclear de Fukushima, en un concurso cuyo ganador se llevó dos millones de dólares. El premio fue para el equipo de Corea del Sur.

El concurso fue organizado por la agencia de proyectos de investigación avanzada para la defensa (Darpa), que dirige los programas de investigación de punta para el Departamento de Defensa estadounidense.

El propósito era concentrar como los robots pueden ayudar a atender desastres humanitarios. "Hay muchos casos en los que te gustaría enviar robots a los lugares que son muy peligrosos para que vayan los humanos", explicó Brad Tousley, uno de los responsables de la Darpa, citando casos como el desastre en el reactor nuclear de Fukushima, así como terremotos o epidemias como el ébola.

El robot humanoide del equipo coreano, DRC-Hubo, fue el que tuvo el mejor desempeño durante ocho tareas como subir escaleras y caminar entre los escombros: lo hizo en 44 minutos y 28 segundos. Lo consiguió gracias a que tenía ruedas a la altura de las rodillas.

Carrera de obstáculos

Durante los dos días de concurso, cada robot tuvo dos oportunidades para competir en una carrera de obstáculos, que comprendía de ocho tareas, como conducir, pasar una puerta, abrir una válvula, atravesar una pared, pasar a través de escombros o subir y bajar escaleras.

Las pruebas fueron inspiradas especialmente con el desastre en Fukushima en mente.

Tras el devastador terremoto y tsunami en Japón el 11 de marzo de 2011, un equipo de empleados de la central de Fukushima ingresó a los edificios sumergidos en la oscuridad donde se encontraban los reactores y manualmente liberaron el hidrógeno acumulado.

Desafortunadamente tuvieron que dar media vuelta debido a la radiación y los días siguientes el hidrógeno se acumuló, generando explosiones que dañaron ampliamente la instalación, contaminaron en medio ambiente y agravaron la crisis.

"Si los japoneses hubieran tenido sistemas robóticos avanzados (...) ellos podrían haber prevenido una parte del daño provocado por las explosiones de hidrógeno", enfatizó Tousley.

Maurice Fallon, del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), remarcó que si los robots pueden jugar un rol crucial en la respuesta a crisis, "las aplicaciones fuera de este dominio son muy vastas".

"Eventualmente esperamos que la tecnología que es mostrada aquí sea usada en nuestras vidas diarias, desde ayuda en los hogares para personas mayores a la agricultura, pasando por la construcción, hay muchas aplicaciones", dijo Fallon a la AFP.

Aún lejos de los Transformes

Pero observar la competencia de androides no tiene, sin embargo, nada de espectacular: toma cinco minutos a la mayoría de robots abrir una puerta y muchos de ellos se dan por vencidos en la tarea de bajar de un auto.

Jaxon del equipo Nedo-JSK, de la universidad de Tokyo, no fue el único robot en haberse caído en la carrera de obstáculos, pero tuvo que ser cargado afuera de la competencia... sobre una camilla.

Estamos lejos de alcanzar niveles como los súper robots de exitosa saga de los Transformes: "Ha un largo camino por recorrer", admitió Tousley. "Hay hechos y hay ficción. Hay mucha ficción que dice que los robots son más capaces de lo que realmente son", agregó.


Fuente: Cromo y Agencias