Reparar una falla en pleno espacio

En dos caminatas espaciales, los astronautas intentarán arreglar una avería en el sistema de enfriamiento de la Estación Espacial Internacional, donde viven seis personas
La NASA decidió este martes que se realicen dos salidas espaciales a partir del sábado para reparar una válvula defectuosa en el sistema de refrigeración de la Estación Espacial Internacional (EEI) y aplazar a enero el lanzamiento de una cápsula de abastecimiento.

La primera salida espacial de los estadounidenses Rick Mastracchio y Mike Hopkins, dos de los seis astronautas que viven en la EEI, comenzará el sábado a las 12H10 GMT y debería durar unas 06H30, dijo a la agencia de noticias AFP Josh Byerly, un portavoz del Centro Espacial Johnson en Houston, Texas (sur de Estados Unidos). La segunda salida se realizará el lunes 23 a la misma hora.

"Intentarán terminar la reparación durante las dos salidas", señaló Byerly, aunque en caso que sea necesario la NASA prevé una tercera el día de Navidad.

Por este motivo, el lanzamiento del cohete Antares de la sociedad Orbital Sciences, con la cápsula no tripulada Cygnus a bordo, fue aplazado a enero, anunció el portavoz del Centro Espacial Johnson. Estaba previsto que la misma fuera lanzada la noche del jueves (02H19 GMT del viernes) desde el centro espacial Wallops, en la costa de Virginia (este), en su primera misión de abastecimiento hacia la EEI.

La avería en el sistema de enfriamiento fue descubierta el miércoles pasado, obligando a la NASA a utilizar el segundo circuito externo de refrigeración de la EEI, aunque este problema nunca puso en peligro a la tripulación de la estación espacial.

La EEI cuenta con tres válvulas de recambio en uno de los tramos del puesto avanzado orbital.

Mastracchio, veterano en salidas espaciales


Antes de decidir enviar a los astronautas al espacio para reparar las piezas defectuosas, los ingenieros de la NASA intentaron compensar esta avería (en parte con éxito) activando otra válvula para poder restablecer un flujo normal de amoníaco en el circuito y mantener una temperatura adecuada.

Kelly Humphrey, otro de los portavoces del Centro Espacial Johnson, había dicho a la AFP que si los ingenieros de la NASA lograban un funcionamiento lo suficientemente estable del sistema de refrigeración, la agencia espacial podría decidir aplazar a enero las salidas orbitales, lo cual permitiría que la misión de suministro a la EEI de Orbital Sciences se hiciera sin demora.

Los circuitos de refrigeración de la EEI por los que circula el amoníaco permiten climatizar los equipos internos y externos de la estación espacial.

Rick Mastracchio, de 53 años, es un veterano astronauta en salidas al espacio: en 2007 realizó tres y en 2010 otra tres, según datos biográficos ofrecidos por la NASA. Su compañero Mike Hopkins, de 44 años, es un debutante.

A la espera de la decisión de la NASA, ambos se preparaban examinando sus trajes espaciales y otros equipos necesarios, según imágenes de la televisión de la agencia. Fueron capacitados en la Tierra, en una piscina, antes de su llegada a la EEI, sobre cómo sustituir una válvula.

Los astronautas también podrían aprovechar lo que aprendieron en agosto de 2010, cuando tuvieron que realizar tres caminatas espaciales para instalar la misma bomba, en sustitución de una dañada por un cortocircuito.

Comentarios