Recuerdos en papel

En una vuelta "retro", fabricantes de película, cámaras y laboratorios de revelado quieren revivir la pasión por lo tangible
·Nuestros hijos son la primera generación que no está creciendo con una caja de sus fotos acumulándose en una caja de zapatos en su ropero".

Para los sentimentalistas y acumuladores de "recuerdos", esa frase puede resultar devastadora. Porque obviamos, a propósito, que esos mismos niños, los nuestros, tienen documentada su vida –desde antes de nacer– no con algunas, sino con cientos y hasta miles de fotos tomadas con toda suerte de dispositivos digitales y publicadas en álbumes de Facebook. Pero nunca, nunca, es lo mismo que tenerlas en papel.

En diciembre, durante una cena con amigos, reviví la emoción de tomar y revelar una foto instantánea. Algunos de los comensales con quienes me reuní tienen más de 45 años y se burlaron con gusto de mí cuando confesé que nunca había tomado una foto con una cámara Polaroid.

El artefacto pertenece a la popular serie One Step, producida en la década de 1980; el cartucho de película tiene una batería integrada, un pomposo lente macro y un contómetro que indica la cantidad de disparos disponibles. La impresión fotográfica mide 79 milímetros cuadrados, posee un marco blanco y tarda unos tres minutos para revelarse por completo a una temperatura de 21 grados centígrados, según sus especificaciones técnicas.

¿Cómo llegó a mis manos? Mi amiga Mary Christensen trabaja en una universidad del norte de Nueva York y se enteró que estaban liquidando un lote muy grande de implementos de oficina, entre ellas las cámaras Polaroid, y no dudó en hacerse de varias, ya que se considera un objeto vintage y de culto. Ella se la prestó a alguien que asistió a la cena y al ver la emoción con mi primera toma no dudó en regalármela con una advertencia: "La película es muy cara".

El revelado tomó demasiado tiempo (¿15, 20 minutos?) y pudimos filosofar en torno a la "instagratificación" y los excesos de nuestra vanidad en las redes sociales. Soy tan ilusa que ver aparecer paulatinamente la imagen en el papel me causó una gran conmoción existencial comparable en términos tecnológicos a la posibilidad de enviar vía wifi las fotos tomadas con mi cámara Canon G16 a mi iPhone, para así almacenarlas o enviarlas por correo.

En efecto, Polaroid es un gusto excéntrico y caro. Desde que cerró todas sus fábricas, solamente produce la Polaroid PIF 300 Instant Film para las ultramodernas cámaras PIC-300, cuyo paquete de 10 instantáneas cuesta US$ 24,97 en Amazon.

Si hemos ignorado qué pasó con esta empresa, que en su momento llegó a ser más importante que Apple, tampoco sabremos que un grupo de idealistas e inversionistas se unió para salvar a Polaroid y creó una nueva fórmula para replicar el revelado "instantáneo": ese es el Impossible Project. Sí, porque revivir el revelado instantáneo es imposible, porque muchos de los químicos ya no existen; dejaron de ser elaborados y fueron hasta prohibidos. Ahora, la "instantánea" se revela en más tiempo (ver ¿Qué le pasó a Polaroid?).

Al mismo tiempo, el estilo vintage ha capturado el interés de los adolescentes que comenzaron a comprar estas máquinas, pese a no ser la generación que las vio volverse populares solo con un objetivo: un recuerdo físico más allá del momento digital publicado en redes sociales.

Universo de opciones

Así comencé la búsqueda que me reveló el universo de posibilidades que existe ahora para contar con fotos impresas.

Partamos de lo básico: las copias en todos los tamaños, a las que sumamos opciones de papel (mate o brillante) y marcos. Desde hace años hay infinidad de productos personalizados, desde los tradicionales tazas, remeras, gorras y llaveros, hasta almohadones, frazadas, fotos impresas en formato artístico, carcasas para smartphones y tabletas, entre muchos más. Algunos de los negocios han creado plataformas para proveer el servicio en línea, aunque todavía faltan opciones móviles y modernas (ver Impresiones).

Para aquel que no le gusta la calidad de los centros de revelado "instantáneo" de los supermercados, pueden optar por descargar la app de Shutterfly, un servicio de impresión digital con una calidad bastante aceptable. Shutterfly permite ordenar las fotos desde el teléfono, con algunas opciones de edición y retoques, y calidad aceptable; conviene comprar por volumen. Aunque los precios son bajos –por ejemplo, las copias de 6x6 centímetros valen US$ 0,25–, el costo del envío es casi el doble por cada ítem y las promociones solo aplican a compras superiores a los US$ 30. A esto hay que sumarle el precio del envío a Uruguay vía correo o courier.

Shutterfly permite crear álbumes de fotos, con opciones personalizadas o predeterminadas. En ambos casos se puede incluir hasta 1.000 fotos, incluso 30 por página, en siete tamaños, con precios que comienzan en US$ 12.

Competidores como Blurb ofrecen tres tipos de álbum: pasta dura con imagen envolvente o forrado (ambos desde US$ 30) y pasta suave (a partir de US$ 15). Hay múltiples opciones para elegir papel, acabados y envío.

Pero cuando de calidad se trata, todavía existe el proceso arcaico de llevar una memoria USB o un CD a un laboratorio de revelado e impresión. Así, los costos se elevan, al punto que una copia individual de 10x15 cuesta en algunos negocios $ 20, pero baja si se imprime por cantidad. Estos locales también ofrecen álbumes, gorros, imanes, llaveros, mousepads, rompecabezas, remeras y tazas mágicas.

Esta vuelta "retro" es un nicho incipiente para negocios visionarios que, armados de todos los avances tecnológicos y herramientas, quieren revivir el gusto por lo tangible.

Con tantas opciones, lo cierto es que tomar fotografías análogas es un gusto caro y no podemos darnos el lujo que acumularlas en cajas; ya sea una instantánea o una impresión digital es dinero que estamos invirtiendo por un momento pasajero que quedó plasmado en un cuadrito de papel.

Impossible Project

¿Qué le pasó a Polaroid?

La historia de Polaroid se remonta a los años de 1920, cuando Edward H. Land empezó a desarrollar productos y patentes en el campo de la polarización. Es famosa la anécdota de 1943 cuando, en una vacación familiar, su hija le preguntó por qué no se podía ver una foto de forma instantánea, lo que llevó a Land a concebir y desarrollar un proceso químico hasta lograrlo, cuatro años después.
En 1948 fue vendida la primera cámara, una 95 Land que se convirtió en el prototipo de las cámaras Polaroid que serían producidas en los siguientes 15 años.

En 2008, la empresa decidió culminar la producción, cerrar las fábricas y apostar a la revolución digital (ahora produce smartphones, televisores de pantalla plana, cámaras de video y tabletas, entre otros).
Impossible Project, una empresa creada por seguidores de Polaroid, artistas e inversionistas, logró un arreglo legal con Polaroid para distribuir los últimos lotes de película y durante casi un año trabajó en el desarrollo de una nueva fórmula que replicara el proceso de revelado instantáneo.


fuji1col.jpg

Fujifilm Instax Mini 8
Aunque las imágenes tienen un tamaño distinto a la de una Polaroid, mantienen el prototipo y dejan un marco en blanco.
US$ 199 (FotoMartín)
$795 el pack de 10 hojas

06cr04prynt-case1col.jpg

Prynt Case
Solo es necesario conectar esta carcasa y es posible tener en las manos en tan solo 30 segundos la foto que se tomó con el celular.
US$ 149 (Amazon)
US$ 25 el pack de 50 hojas

06cr04polaroid1col.jpg

Polaroid Snap

De tamaño compacto y ligero y con una cámara de 10MP. Imprime con tecnología ZINK, es decir, sin tinta.
US$ 99 (Amazon)
US$ 14.99 pack de 30 hojas

Impresiones

Kilómetro Cero
Permite ordenar las copias de las fotografías con un mecanismo de carga manual. La interfaz de usuario es básica y no se puede hacer edición a las imágenes. Acepta pagos electrónicos.
kilometrocero.com.uy

FotoMartín
Requiere la creación de usuario/cuenta para hacer la orden de fotos. Luego se pueden subir las imágenes, hacer el pedido y seleccionar la forma de pago. Una última opción permite elegir el tamaño. Una foto 10x15 cuesta $ 20. Hay una gran variedad de artículos, incluyendo Photobooks. Para hacerlos hay que descargar un software en la computadora.
fotomartin.com.uy

Mercado Digital
Hay ofertas para revelado de fotos que se ajustan a cualquier presupuesto: 100 copias digitales 10x15 en papel Kodak Xtralife valen $ 1.300. El vendedor acepta depósito bancario y pagos en efectivo.

Álbumes Varela
Cuenta con un laboratorio fotográfico HD 3D que permite revelar fotos con cualquier medida, utilizando papel profesional de alta calidad. Ofrece una variedad de álbumes artesanales, estandarizados e importados que incluyen laminado protector, de entre 10 y 45 hojas. Los precios varían por la cantidad de hojas, acabados y fotos por lámina.
albumesvarela.com

Rapid Fot
Este sitio regala 20 MB de espacio para organizar fotos antes de hacer los pedidos online.
rapidfot.com.uy


Acerca del autor

Carmen Molina Tamacas