¿Quién está detrás del coche autónomo de Toyota?

Gill Pratt es el experto en inteligencia artificial de la empresa automotriz
Toyota Motor cooperará con Microsoft de cara a mejorar los servicios que puede brindar en el futuro la conexión de automóviles a internet. La empresa ya había revelado un ambicioso plan en 2015: invertiría US$ 1.000 millones en inteligencia artificial y robots. Su primera aspiración: tener su propio coche autónomo para 2020.

Al frente del proyecto está Gill Pratt, quien hasta 2015 trabajó en DARPA, la agencia gubernamental para el desarrollo de nuevas tecnologías. Allí inventó las piernas de un "dinosaurio" robótico y organizó las competencias internacionales de robótica. Pero su pasión por los autómatas empezó en los años 60 cuando conoció a Tetsujin 28, un robot que salvaba el día en una serie japonesa.

A finales del año pasado, hubo especulaciones de que Google, Apple, Uber u otro gigante de la tecnología tenía interés en sumar a Pratt a su equipo y probablemente lo tentaron, pero Toyota, la mayor automotriz del mundo, fue la que ganó la pulseada.

¿Qué le ofreció Toyota? "Amor", eso fue lo que dijo Pratt en una entrevista sobre el sentimiento que le pone la empresa al desarrollo no solo de tecnología para sus autos, sino a la robótica en general (Toyota tiene una línea de máquinas para la asistencia hogareña), además de una convicción general de que se busca que los usuarios se sientan cómodos con sus productos.

"Se hizo evidente que este era el lugar para tener el mayor impacto con la aplicación de la tecnología con la que he estado trabajando durante las últimas décadas para mejorar realmente la condición humana", comentó.

Populares de la sección