Quién es quién en Píxeles

Juegos clásicos le declaran la guerra a la humanidad en una película para nostálgicos poco exigentes
La nueva película de Adam Sandler no ha sido bien recibida por la crítica o la taquilla, pero para los nostálgicos de los videojuegos de la década de 1980 es una imperdible oportunidad de reencontrarse con sus personajes favoritos y en carne y hue... bueno, algo así.

En 1984 la NASA envía una sonda al espacio para mostrar parte de la cultura estadounidense a posibles razas extraterrestres. La sonda incluye muestras de algunos de los más populares videojuegos del momento. Treinta años después, los contactados vienen a la Tierra, pero convencidos de que aquella sonda era una declaración de guerra. Así, los protagonistas de Píxeles deberán enfrentar al mejor estilo de una maquinita –pantalla a pantalla o plataforma por plataforma– diversas amenazas digitales que, por arte y magia del cine, son mortíferamente reales. Pero ¿quienes son esas amenazas? Aquí, un repaso por las más destacadas.

Galaga

Secuela del muy similar Galaxian, editado en 1979, el Galaga llega a las maquinitas en 1981 de la mano de Namco y su diseñador Nobuyuki Ohnogi. El juego sería luego imitado hasta el hartazgo: una navecita ubicada en la parte de abajo de la pantalla iría eliminando las distintas naves (o insectoides, depende de a quien le pregunten) que iban descendiendo en formación hacia el jugador. El objetivo del juego es simple: destruir la mayor cantidad de naves enemigas posible y, con ello, sumar la mayor cantidad de puntos. Uno de los juegos más exitosos en la "era dorada de los arcade" tiene en total 16 ediciones (si contamos al Galaxian como la primera) y se ha mantenido al alcance y disposición de los jugadores durante 35 años. De hecho, su última edición data de este año y es, cuando menos, curiosa: una combinación con el juego de peleas Tekken, en el que se juega con las clásicas naves pero ahora con el aspecto de los duros luchadores.

En la película: el ataque a la base militar de Guam.



Centipede

Creado por Ed Logg y Dona Bailey para Atari en 1981, Centipede es esencialmente un juego de disparos vertical en el que el jugador (representado como una cabeza humana flotante) debe eliminar arañas, escorpiones, moscas y, evidentemente, cienpiés, que irán descendiendo en su dirección. La eliminación del último cienpiés es lo que le permitirá pasar de nivel y avanzar de pantalla.
El juego fue muy popular en la primavera de las maquinitas y años posteriores. Se lo destacó por ser la creación de una de las pocas diseñadoras mujeres que trabajaba en aquel entonces; además, tuvo sus secuelas a lo largo de los años. Ya en 1982 tuvo una segunda parte y para 1992 salía, siempre por Atari, para consolas. En 1998, ya con Atari como parte de Hasbro, Centipede se adaptó a PC, Playstation y Dreamcast, completamente renovado, en formato 3D y con campañas más elaboradas en su argumento. Su última encarnación es Centipede: Infestation, editado en 2011.

En la película: la batalla en Londres.

Donkey Kong

El aporte de Nintendo llega en 1981 de la mano de los diseñadores Shigeru Miyamoto y Gunpei Yokoi. Con el jugador en la piel de su más popular personaje, Mario, y con el objetivo de rescatar a su siempre secuestrada princesa, en esta ocasión tendrá que esquivar los peligrosos barriles que su gigantesco adversario (el mono del título) le irá tirando a medida que sube por escaleras o rampas. A medida que logra llegar al tope de las plataformas se avanza de nivel en nivel, siendo cada escenario más complicado de superar. Donkey Kong es, junto a Pac-Man, uno de los videojuegos que más ha marcado la cultura popular hasta nuestros días. Parte de ello se debe a los torneos y competiciones internacionales (como la que se ve en Pixeles) que se han continuado durante los años. Ha tenido a su vez secuelas y continuaciones, tanto oficiales como hackeadas por distintos jugadores. Y, evidentemente, el malvado mono se ha reproducido en casi tantos videojuegos como el propio Mario, siendo parte de la parafernalia de Nintendo, en juegos de carreras, de peleas y más.

En la película: la batalla final en la nave espacial extraterrestre.


Pac-Man

El más emblemático de todos los juegos de la era dorada de los arcade, Pac-Man fue creado por Toru Iwatani (quien aparece como personaje en la película) para la japonesa Namco en 1980 que de inmediato se transformó en un ícono cultural de los años 80. La premisa argumental del juego es de lo más sencilla: el jugador –que es una simple bola amarilla con ojos– tiene por objetivo comer un montón de bolitas en un laberinto antes de que sea alcanzado por cuatro fantasmas de colores. Si logra comer todas las bolitas antes de ser alcanzado, pasa de nivel. En un determinado momento, al comer una más grande puede a su vez cazar a los fantasmas por un corto período de tiempo. Pac-Man se convirtió en un verdadero fenómeno social, engendró merchandasing, muñequitos y hasta una serie animada. Por supuesto ha tenido su buena tanda de secuelas y variables, siendo el Ms. Pac-Man el más popular por derecho propio a lo largo de todos estos años.

Su última edición para Arcade data de 2011, el Pac-Man Battle Royale, pero para consolas caseras hay incluso variantes más recientes como el Pac-Man and the Ghostly Adventures 2 de 2014.

En la película: la batalla en Nueva York.


Populares de la sección

Acerca del autor

Rodolfo Santullo