¿Qué pasaría si un asteroide impactara contra la Tierra?

No nos mataría el impacto, sino sus efectos devastadores

El miércoles, el asteroide 2014 JO25 pasó relativamente cerca de la Tierra, pero a una distancia más que segura. Hoy en día no es motivo de preocupación, pero aun así, muchos no dejan de preguntarse: ¿qué pasaría si un asteroide impactara contra la Tierra?

Según detallaron a Digital Trends varios investigadores de la Universidad de Southampton, nos matarían los efectos del impacto y no el impacto en sí.

Estos son los siete efectos mortales en caso de que un meteorito choque contra la Tierra: terremotos, tsunamis, derrumbe de escombros, ráfagas de viento, cráteres, alta presión y temperaturas extremas. Y de todos estos, afirman que el viento debe ser el más temido.

Para la elaboración de este ranking, los científicos utilizaron un total de 50 mil simulaciones virtuales de impactos de meteoritos en diferentes partes del planeta. Tuvieron en cuenta tanto los que se desintegran en el atmósfera en pedacitos pequeños, como las rocas de mayor tamaño que llegarían a la Tierra.

Agencias espaciales de todo el mundo constantemente monitorean el espacio para estar al tanto de lo que nos rodea y las posibles colisiones con estos objetos. La misión OSIRIS- REx de la NASA tiene como objetivo estudiar el asteroide primitivo Bennu —que lleva el nombre de un ave mitológica egipcia asociada con la muerte—. ¿Coincidencia? No, Bennu es uno de los 1.714 asteroides catalogados como potencialmente peligrosos y se estima que pasará entre la Tierra y la Luna alrededor de 2135. Esto podría alterar su órbita y resultar en un impacto a fines del siglo 22.

Dante Lauretta, principal investigador de la misión y catedrático en la Universidad de Arizona, destacó que esta es una gran motivación detrás de OSIRIS-REx, más allá de resolver el misterio de la creación del Sistema Solar. "Estos asteroides presentan un peligro de impacto, por eso queremos ir hasta ahí, y entender sus propiedades químicas y físicas", explicó a Cromo. Después de obtener toda la información, prevenir una posible colisión ya no será responsabilidad de ellos. "Nosotros vamos a estudiar a fondo su composición y analizar en detalle su órbita, para que futuras generaciones puedan resolver el problema", agregó.

Si bien Bennu es una amenaza conocida, hay muchas desconocidas ahí afuera. Según la NASA solo se encontró la mitad de asteroides del tamaño de Bennu (unos 500 metros de diámetro) cercanos a la Tierra.

Hay ideas para desviar los asteroides, asegura Lauretta, pero, ¿funcionarán estas ideas en la práctica? Estamos a más de un siglo de averiguarlo.