¿Qué es lo difícil de enhebrar una aguja?

Un estudio descubrió que poner las manos sobre algo que se está mirando puede ser decisivo en cómo lo percibimos
Aunque uno tenga buena visión y mejor pulso, enhebrar una aguja es una tarea difícil. Un nuevo estudio realizado por un grupo de investigadores en psicología podría explicar el por qué.

“Hace un tiempo que se sabe que hay algo especial cuando la visión se coloca en el espacio cercano a las manos”, explicó Stephanie Goodhew, investigadora de la Universidad Nacional Australiana que encabezó el estudio, publicó el portal de ciencia ABC Science.

“El estímulo visual es procesado de manera diferente”, dijo Goodhew, y agregó: “Somos un poco más lentos para leer información que está cerca de las manos”.

La teoría en la que se basan sostiene que hay dos tipos de células que regulan el sistema visual: las “P” y las “M”. Las primeras son mejores para identificar detalles y cosas pequeñas. Por su parte, las segundas tienen una respuesta más rápida pero no son tan buenas al momento de captar detalles y colores.

Según publicó ABC Science, las células que trabajan cuando se mira algo que está cerca de las manos son las “M”, por lo que actividades como la lectura, no salen favorecidas mientras que los objetos que se mueven rápido son captados más rápidamente.

El experimento


Para comprobar la teoría sobre las células “M”, Goodhew y su equipo experimentaron con un grupo de personas a las que les pidieron que miraran una pantalla. En ella, aparecían formas de manera aleatoria con colores de fondo diferente. Los investigadores les pidieron a los participantes que identificaran las formas mientras que estas  desaparecían, cambiaban de color y volvían a aparecer.

Esto los confundía y les hacía difícil el poder distinguir entre las formas para saber si habían cambiado o no.

Sin embargo, cuando colocaban sus manos en la pantalla la tarea ya no les resultaba difícil. Esto se debe a que como las células “M” no distinguen bien entre los diferentes colores, las modificaciones que se hacían ya no los confundían. Para Goodhew, esta es la prueba de la existencia de este tipo de células.

Mejor usar un enhebrador


¿Cómo se vincula esto con la aguja y el hilo? “Las células ‘M’ no son tan buenas para ver los detalles cuando se mira cerca de las manos”, respondió Goodhew.

“Si las manos están cerca del texto, se va a ser menos eficiente al leer que si se coloca el libro en la mesa y no se le ponen las manos encima”, agregó la especialista.

En otras palabras, para hacer más simple la tarea de poner el hilo en la aguja, lo mejor es usar el enhebrador.

Populares de la sección

Comentarios