Pulpos: alienígenas en el mar

El primer estudio del genoma de estos animales explica sus cualidades únicas
El pulpo es el invertebrado más inteligente. Es capaz de resolver problemas y de recordar. Por ejemplo, se ha encontrado que algunos pueden cargar cáscara de coco a través del fondo del mar para guarecerse en ella. Su sistema neuronal los hace casi tan inteligentes como a un perro, como ningún otro invertebrado. Y la secuenciación de su genoma le está dando a los científicos algunas pistas que explican el origen de estas características fascinantes.

Esta semana, investigadores estadounidenses, alemanes y japoneses publicaron en la revista Nature los resultados de su estudio de los genes de un pulpo californiano de dos manchas (Octopus bimaculoides). La secuenciación del ADN de este cefalópodo reveló que su genoma es casi tan grande como el de los humanos y que si bien tiene un ADN similar a otros de su clase, tiene dos tipos de genes expandidos. Según los autores del estudio, tiene los genes de otros invertebrados pero "como si los hubieran metido en una licuadora", es decir, en un orden totalmente diferente.

Una de estas familias de genes está vinculada con el desarrollo neuronal, que le da las cualidades que lo hacen tan inteligente. Por otra parte, están los que explican su habilidad para cambiar de color, una característica esencial para su supervivencia y una razón más para admirar la naturaleza de estos animales. Estas familias de genes están expandidas en vertebrados, pero nunca se los había visto en invertebrados.

Al no tener una espina dorsal, los pulpos concentran la mayor parte de sus neuronas en sus tentáculos y se dice incluso que estos tienen independencia propia y hasta puede realizar tareas cognitivas cuando se lo separa del cuerpo del pulpo y son capaces de regenerarse.
Los científicos encontraron también que los pulpos tienen sistemas que permiten modificar las proteínas para cambiar sus funciones, lo que explicaría su increíble capacidad de adaptación. El origen de estos animales data de hace 500 millones de años, antes incluso de que las plantas pasaran del océano a la tierra. Gracias a sus capacidades de adaptación hoy habitan en todos los océanos. El estudio de su genoma dará también pistas sobre la evolución de la vida en la tierra.

Una llave a la inteligencia

"Los moluscos más simples como la almeja simplemente reposan en el barro, filtrando comida. Pero luego tenemos al magnífico pulpo, que dejó su caparazón para desarrollar algunas de las conductas más elaboradas que ocurren dentro del agua", explicó Benny Hochner, neurólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El estudio de la inteligencia natural tiene un nuevo camino –además del de los vertebrados– por donde investigar su evolución. Este estudio demuestra cómo la inteligencia se puede desarrollar en más de una forma.

La información obtenida hasta el momento es valiosa, pero todavía quedan años por delante para poder comprender a estos extraños y particulares moluscos. En especial, es espera poder comparar este a este cefalópodo con otros. "El fallecido zoólogo británico Martin Wells decía que el pulpo es un alienígena. En ese sentido, nuestra investigación describe el primer genoma secuenciado de un alienígena", concluyó uno de los coautores del estudio.

Pulpos sociables

Esta semana también se publicaron los resultados de una investigación que encontró que el pulpo rayado del Pacífico, una especie descubierta en 1970, tiene una forma de reproducción diferente a cualquier otro. Al contrario de otros, que se caracterizan por ser solitarios y con pocas conductas sociales, estos animales cohabitan e incluso se alimentan con sus parejas por varios días. Además, al aparearse la hembra envuelve al macho en sus tentáculos.