Primera impresión del Galaxy S5

Probamos el smartphone buque insignia de Samsung, que estará disponible en Uruguay a partir del 10 de abril


 

A esta altura del show que ofrecen los gigantes tecnológicos, no es sorpresa que el último smartphone de la línea S de Samsung siga apuntando alto. El Galaxy S5 busca ser -y lo es- uno de los mejores celulares inteligentes del mercado de gama alta; lucha en el mismo ring que el iPhone 5S de Apple y el HTC One M8, y da pelea. El smartphone -lanzado en febrero por el gigante surocreano- ya está en Uruguay, donde empezará a venderse a partir del 10 de abril.

Esta vez, la central de Samsung habilitó a Latinoamérica a sacarlo al mercado un día antes de la fecha fijada para el resto del mundo al día siguiente, el 11 de abril. A un precio que todavía se desconoce (aunque teniendo en cuenta la gama alta, seguramente ronde los US$ 900 sin contrato), el S5 será comercializado en Uruguay por las tres operadoras, Movistar, Claro y Antel.

En la misma línea


El S5 retoma algunas de las promesas del S4, implementa funciones del Galaxy Note 3, y no se olvida del smartwatch Galaxy Gear. También tiene en cuenta a la nueva pulsera de monitoreo físico Gear Fit (aún no disponible en Uruguay). Pero, además de ser la continuación de un modelo anterior, ¿qué tiene para ofrecer el Galaxy S5 en exclusividad? A simple vista, lo primero que destaca es el diseño. Cuenta con borde de metal y una parte trasera con pequeños poros, que además de facilitar el agarre le dan un aspecto más trabajado. Con un display apenas más grande que la del S4 (5,1 pulgadas; 0,1 más), sigue el camino de los phablets.

El nuevo diseño hace que el teléfono sea resistente al agua, ya que cuenta con bordes internos de goma que impiden que el líquido traspase y lo dañe. Aunque no se puede tirarse a nadar con él a la piscina, sí soporta una caída al agua y la llovizna. En teoría, soporta sumergido un metro durante media hora .

Otra apuesta del S5 es a la cámara trasera de 16MP, que filma en 4K e incorpora funciones interesantes, como el autofoco de 0,3 segundos (según Samsung, el más veloz del mercado) y la posibilidad de enfocar y seguir un objeto en movimiento. También permite enfocar algo y desenfocar el resto de la imagen y luego invertir el punto de enfoque, luego de tomada la foto.

En cuanto a los modos de fotografía, el S5 trae algunos por defecto y permite descargar otros desde la tienda virtual Samsung Apps. Uno de los más divertidos es el que permite sacar un foto en 360 grados; basta con ir corriendo la cámara, que saca fotos de a intervalos. El resultado es una imagen que se puede recorrer en todas direcciones.

Por otro lado, el S5 (que corre con la última versión de Android, KitKat) amplía la app de S Health para el monitoreo de ejercicio físico y alimentación, que se sincroniza con el Gear y el Gear Fit e incorpora un medidor de pulsaciones cardíacas (hay que apoyar el dedo índice sobre un sensor ubicado bajo la cámara principal). Así, el smartphone colabora con la tendencia de la wearable technology o tecnología para ponerse y a la moda de los dispositivos amigos de los deportistas.

Nuevo camino


Otro de los aciertos es que permite aumentar la velocidad de descarga de internet combinando LTE y WiFi con la función Download Booster, aunque el potencial de esta función depende de la calidad de conexión de cada país.

El S5 también añade nuevas funciones de seguridad, como el lector de huellas dactilares (un aspecto que estrenó el iPhone 5S), que permite añadir hasta tres huellas, lo que permite desbloquear el teléfono con varios dedos, según cómo le quede más cómodo al usuario. Esta herramienta también permite realizar pagos vía PayPal usando la huella digital, aunque esa función todavía no está disponible en Uruguay.

Otras mejoras incluyen el ahorro extremo de batería, que habilita solo las funciones básicas (llamadas, SMS y acceso a internet) y hace que dure varios días (por ejemplo, con un 70% de carga, puede "sobrevivir" hasta 9 días). En este modo, la pantalla del celular se queda sin los vibrantes colores y queda solamente en blanco y negro.

En cuanto a la memoria externa, existe la chance de ampliarla a 128GB (por lo general, las posibilidades van hasta los 64GB).

A diferencia del S4, el S5 no cuenta con funciones como la de Smart Scroll (que permite navegar la pantalla hacia arriba y abajo con solo mirarla), pero sí mantiene otras que también involucran al sensor de movimiento, como la que hace que un video en reproducción se detenga cuando el usuario aparta la vista.

En cuanto a la seguridad del usuario, el Galaxy S5 es un dispositivo que parece haber sido pensado para países inseguros, o al menos para situaciones que preferiríamos no vivir jamás. Por ejemplo, cuenta con una función a la que el usuario puede recurrir cuando esté en una emergencia: al apretar tres veces el botón de bloqueo, al costado, el celular envía a los contactos de emergencia (son hasta cuatro, y el usuario tiene que haberlos establecido antes) un mensaje con la localización del teléfono, una imagen de la cámara frontal, otra de la trasera, y un audio. Si el GPS se encuentra desactivado cuando ocurre "la emergencia", el celular lo activa. Y envía esos mensajes cada cierto intervalo de tiempo, que el usuario configura de antemano.

Para situaciones menos extremas, como cuando se pierde o roban el teléfono, Samsung permite ubicarlo mediante su sitio web. El usuario debe logearse con una Samsung Account  y ver desde allí la ubicación de su aparato extraviado.

En resumen, el Galaxy S5 tiene todo para dar a los usuarios un buen espectáculo. Son estos quienes decidirán qué tan fuerte dan los aplausos.



Si no podés ver el interactivo, ingresar aquí

Acerca del autor

Comentarios